8 Tips saludables: Evitar la salmonella al manipular los huevos

Los huevos son muy ricos en proteínas, pero el gran problema al manipularlos y prepararlos es cómo evitar la salmonella, una infección bacteriana que puede estar presente en ellos.

Los huevos no solo son un alimento delicioso, sino también uno de los más usados en salsas, cremas, postres, dulces y todo tipo de plato dulce o salado.

Sus propiedades aglutinantes, colorantes, emulsionantes lo hacen el ingrediente perfecto para mejorar la textura y aspecto de los alimentos cocinados.

Simbolizan la vida y por eso son parte de muchas tradiciones, como la celebración del Día de Pascua en los países anglosajones.

Pero los huevos pueden contaminarse con la salmonella, una bacteria presente en las heces de gallinas y otras aves de corral.

La salmonella produce un cuadro gastrointestinal llamado salmoneliosis, caracterizado por vómitos, diarrea y fiebre.

Por esta razón, es importante que conozcas algunos consejos prácticos para evitar la salmonella o minimizar el riesgo de infectarte al consumir huevos.

¿Qué es la salmonella?

evitar la salmonella
La salmonella es una bacteria presente en intestinos de aves y roedores

La salmonella es una enterobacteria del tipo bacilo que está presente en los intestinos y heces de aves, roedores e insectos.

También puede encontrarse en la piel de algunos reptiles como tortugas y serpientes.

Su grupo está conformado por dos especies, la Salmonella enterica y Salmonela bongori.

La Salmonella enterica es la que representa mayor peligro para la salud humana y animal.

A esta subfamilia pertenecen más de 2.500 serotipos de salmonella enterica identificados hasta el presente.

Aunque no resiste bien la exposición a la luz solar, altas temperaturas o ambiente seco, puede ser difícil evitar la salmonella por su gran capacidad para reproducirse en presencia de materia orgánica.

Los huevos se infectan al pasar por la cloaca de la gallina enferma, zona por donde también pasan los excrementos de esta ave.

La enfermedad causada por este bacilo se llama salmonelosis y se caracteriza por cuadros de fiebre, vómito y diarrea.

Y aunque ocurren muchos casos de salmonella al manipular los huevos, también puede estar presente en otros alimentos.

¿Qué se requiere para que haya infección por salmonella?

Como muchas infecciones alimentarias, la salmonella necesita ciertas condiciones para poder afectar la salud del ser humano.

En primer lugar, debe haber suficiente concentración de bacterias en la superficie del huevo, es decir, debe alcanzar la mínima “dosis infectiva”.

Esta dosis se estima en 1 millón de bacterias como mínima cantidad para desencadenar una salmoneliosis.

Con una temperatura entre los 30 y 37 grados Celsius y suficiente humedad, una pequeña colonia de bacterias puede crecer hasta la dosis infectiva en pocas horas.

Y aquí está parte de la clave que te daremos para evitar la salmonella y es que este bacilo muere rápidamente a partir de los 60 grados.

El gran problema a la hora de consumir huevos es que no hay una forma clara de saber si su cáscara ha estado expuesta a la bacteria salmonella.

Por esta razón, es mejor ser precavido para evitar el riesgo de salmonella al manipular los huevos.

¿Cómo prevenir la salmonella al manipular los huevos?

¿Cómo prevenir la salmonella al manipular los huevos?
La cocción es la mejor forma de eliminar la salmonella en los huevos

Siguiendo unos simples consejos puedes evitar la salmonella y proteger tu salud.

  • Compra siempre huevos producidos en granjas registradas y supervisadas por las autoridades sanitarias.
  • Si compras huevos orgánicos o los tomas de un gallinero doméstico,  debes lavarlos muy bien para eliminar cualquier rastro de heces fecales de la gallina.
  • No laves los huevos sino hasta el momento de consumirlos para no dañar una finísima capa protectora en su superficie que los protege de patógenos y contaminantes.
  • Muy importante, si algún huevo se ha roto, tíralo a la basura de inmediato para evitar riesgos, incluso si apenas tiene una pequeña fisura.
  • Otro consejo para evitar la salmonella es que guardes los huevos en la nevera lo más separado posible de otros alimentos.
  • Para matar a la salmonella se deben cocinar los huevos a 60 grados centígrados por al menos 3 minutos y medio.
  • No consumas jamás huevos crudos o poco cocidos si sospechas de la calidad sanitaria del lugar de origen de los huevos.
  • Y para finalizar, algo muy importante, debes lavarte las manos muy bien antes y después de haber manipulado huevos, para evitar la transferencia de la bacteria a otros alimentos.

Con estos consejos podrás disfrutar de forma segura de este delicioso alimento que, entre otras cosas suministra proteínas y varias de las vitaminas esenciales para las mujeres.

Deja un comentario