Web Analytics

Ámsterdam planea una ciudad de autos eléctricos

Como parte del plan holandés para liberar la capital de autos de gasolina y diésel convencionales, a partir del próximo año ciertos vehículos diésel serán prohibidos en el centro de la ciudad de Ámsterdam. A partir del año 2022, los autobuses y autocares solo se permitirán en el centro de la ciudad si tienen motores eléctricos o de hidrógeno, y para 2030, todo el transporte en la ciudad debe ser ecológicamente amigable.

Transporte más limpio, aire más limpio.

La teniente de alcalde Sharon Dijksma, dijo que para Ámsterdam el asunto tiene gran importancia porque se trata de mejorar la salud de todos los ciudadanos, pensando también en el impacto climático de la medida. Según estudios realizados, con la implementación completa de este plan, aumentaría la esperanza de vida promedio de los residentes en alrededor de tres meses y se reduciría la presencia de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera hasta en un 9%.

Estas medidas no son del todo nuevas, pues muchas ciudades que presentan alta contaminación debido al excesivo tráfico ya dan sus primeros pasos para reducir el uso de vehículos contaminantes para 2025, como son París, Ciudad de México, Madrid y Atenas. Londres, por otra parte, este año ha comenzado a imponer fuertes tarifas a los autos que circulen en el centro de la ciudad que no cumplen los estrictos estándares de emisiones, y varias ciudades alemanas han tomado pasos para reducir la presencia de vehículos diésel.

Actualmente, Ámsterdam cuenta con cinco zonas donde las emisiones son bajas, en ellas los vehículos más contaminantes están prohibidos. Paulatinamente, más zonas se irán incorporando y las regulaciones al respecto se irán recrudeciendo. Se está impulsando a los ciudadanos a que cambien a vehículos eléctricos haciendo uso de unos nuevos programas y subsidios.

A pesar de todo, la presencia de una gran cantidad de autos eléctricos nuevos en la ciudad podría requerir hasta 23,000 puntos de carga para el año 2025. Ámsterdam ya tiene instalados alrededor de 3.000 puntos de recarga en estacionamientos públicos, y se continúa trabajando para situar hasta 1,000 nuevos en sus calles y cualquiera que compre un automóvil eléctrico será capaz de solicitar un punto de recarga cerca de su casa.

Carga inteligente y potencia flexible

Vattenfall es una compañía europea que provee energía de parques eólicos y solares, así como algunas plantas que funcionan con gas, y es la encargada de brindar a Ámsterdam puntos de recarga para hogares, empresas y lugares públicos. «En la actualidad, nuestra empresa es la primera en implementar esta solución a esta escala», dijo Pieter van Ommeren, jefe de movilidad eléctrica de Vattenfall.

Pero esa escala trae sus propios desafíos. Si todos los autos eléctricos de la ciudad se pusieran simultáneamente a cargar, el sistema colapsaría, dice Ommeren. Por tanto, Vattenfall está haciendo ajustes para lograr flexibilidad en la oferta y poder hacer frente a los cambios en la demanda. Si hubiera una gran demanda eléctrica en un área determinada, se disminuye la carga de los autos eléctricos en esa área, explicó. Hoy por hoy circulan 17,000 autos eléctricos en la capital holandesa, pero esa cantidad podría cuadruplicarse en los próximos tres años, según Vattenfall.

Muchos servicios de taxi y chófer ya se han vuelto eléctricos, pero no todos los propietarios de automóviles privados pueden darse el lujo de hacer el cambio. Dijksma reconoce el desafío. «Necesitamos autos baratos de cero emisiones y también un mercado de segunda mano para el año 2025», dice ella. «Necesitamos muchas cosas al mismo tiempo, pero soy optimista porque creo que existe la voluntad política de tener éxito y también hay una voluntad social de tener éxito».

Con información de: https://cnn.com

Recommended For You

About the Author: Nancy Drew

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *