Así vamos a llegar a Marte, otra hazaña de la humanidad

Marte es el cuarto planeta del sistema solar. Su color rojo se debe a la presencia de grandes cantidades de óxido de hierro, por lo que también se le conoce como “el planeta rojo”. Hace aproximadamente 3500 millones de años, se pensaba que era muy diferente a lo que es hoy. Tenía atmósfera y agua en forma de lagos y océanos. No se sabe que sucedió, pero por alguna extraña razón Marte se convirtió en un desierto.

Los científicos han querido investigar los misterios de este cuerpo celeste y varios proyectos se han trazado para lograrlo.

Mira aquí los detalles de esta asombrosa lente telescópica para cámaras de teléfonos inteligentes

Así vamos a llegar a Marte. Misión China-Emiratos Árabes-Estados Unidos

Así vamos a llegar a Marte 3
Proyecto Tianwen-1 antes del despegue

Cada 26 meses la alineación de planetas posibilita enviar sondas a Marte. Es por eso que varias agencias espaciales aprovechan la ocasión. 

Este 9 de febrero fue el turno de los árabes, quienes enviaron la sonda emiratí Al-Amal (Esperanza, en español) con el objetivo de impulsar la investigación científica en países del Golfo y celebrar el aniversario de su federación. Esta sonda al ser orbital no aterrizará. Pasará dos años terrestres recorriendo el planeta y fotografiándolo para así analizar la evolución del clima. Se quiere con esto descifrar cuál es el mecanismo que posibilita el escape de pequeñas cantidades de O2 e H2 desde la atmósfera .

China por su parte cuenta con su proyecto Tianwen-1 (Preguntas celestiales), el cual incluye tres vehículos: un robot móvil, un segmento orbital y un prototipo de aterrizaje. El gigante asiático envió tecnología similar para explorar la Luna, así que no son nuevos en el asunto, pero aún con su experiencia no deja de ser compleja la ejecución de estas maniobras en Marte.

Al estar a 200 millones de kilómetros de la Tierra, las señales de radio tardan más de 10 minutos y el aterrizaje de los equipos, a tiempo real, es prácticamente imposible de predecir. El descenso de la cápsula, por tanto, debe realizarse cuando las cámaras especializadas que esta contiene perciban el mejor lugar para aterrizar.

La NASA es otro de los que también serán protagonistas de esta búsqueda espacial. Lanzará unas semanas después que China su proyecto Perseverancia. En su caso el vehículo se sumergirá en la atmósfera del planeta cayendo luego en el delta fósil (el cráter Jezero).

Todos tendrán diferentes objetivos. Los árabes y chinos estudiarán la geología y la meteorología y la NASA la localización de restos orgánicos que puedan considerarse biomarcadores.

Prueba hoy la Roomba i7 y sus increíbles beneficios para el hogar

¿Así vamos a llegar a Marte, como turistas?

Así vamos a llegar a martes 2
Prototipo de Space X

Space X (SN9) es un prototipo de una gigantesca nave con la que se quiere transportar un centenar de personas no solo a la Luna, sino también a Marte. Este cohete se encuentra aún en fase de pruebas y en una de las últimas (desde la compañía en Boca Chica, Texas) a medida que alcanzaba una altura de 10 kilómetros, comenzaron a aparecer algunos problemas. En el ascenso se apagaron los motores y se pudieron realizar algunas maniobras. Pero al regresar el aterrizaje fue bastante violento y causó una frenética envuelta en llamas. 

La compañía conserva el optimismo que la caracteriza. Saben ya que Space X mantiene buen control en la reentrada subsónica, pero que existen fallas a la hora de tocar suelo y en eso se enfocarán.

Se trabaja además en el Starship (de 50 metros de largo), propuesta de la firma Elon Musk, quienes sugieren que será el vehículo de lanzamiento más poderoso que se haya creado. Ya firmaron con la NASA para que incluso se utilice en misiones de reabastecimiento de suministros y equipos de investigación a la Estación Espacial Internacional (EEI).

Tienes que ver como este chip se alimenta de sudor y analiza tu estado de salud

Sorteo de billetes para los asientos del viaje a marte

Así vamos a llegar a martes
Multimillonario Jared Isaacman

Inspiration4 es una misión para orbitar por 4 días la Tierra y para visitar (en un futuro) los módulos de la estación EEI. A finales de este año se espera la realización de su primer vuelo comercial totalmente privado hacia el espacio. El multimillonario Jared Isaacman (creador de la idea) fue quien compró todos los billetes de la nave New Dragon (que irá sobre el cohete Falcon 9, lanzado desde la NASA, Florida).

Se sabe ya por el propio Isaacman que uno de los billetes será para una trabajadora del Hospital St. Jude (en donde atienden gratuitamente a los niños con cáncer y otras enfermedades), otro se rifará entre las personas que ayuden con los fondos de este hospital de investigación infantil (queriéndose recaudar aproximadamente 200 millones de dólares aparte de los 100 millones que ya donó el propio Jared). El último será para un emprendedor en la creación de páginas web (para participar en el concurso se debe usar una Shift4Shop y publicar una historia inspiradora en Twitter antes del 28 de febrero). 

Más que levitar entre las estrellas este proyecto busca nuevos horizontes en el tratamiento del cáncer, enfermedad que tantas vidas se ha llevado. Los ingresos obtenidos ayudarán también al desarrollo de Starship en su visita a la Luna y a Marte.

Al ser este el primer viaje, los costos resultarán elevados, pero se espera que estos se reduzcan con el tiempo para que el espacio sea accesible a todos. Estamos cada vez más cerca de que nuestro paisaje en la ventanilla sean astros  y estrellas.

Deja una respuesta