Web Analytics

Bioinformática para detectar la depresión

Persona deprimida

En un mundo con tanta presión en todos los ámbitos de la vida, el cuerpo humano debe afrontar cada vez más retos. Y cuando se encuentra al límite de su capacidad usa algunos recursos que no son muy agradables. Tal es el caso de la depresión. Sería alarmante publicar un verdadero índice de las personas que en este momento se encuentran en depresión. Y es aún más compleja la situación porque existe un porcentaje muy alto en la sociedad que sufre depresión, sin embargo, no acuden al hospital.

Por esta razón, como se desconoce su situación, el cuadro se va acentuando y existe un deterioro en cuanto a las funciones afectivas y laborales de quien padece esta enfermedad. Atrapado entonces en un hoyo y sin ayuda, la depresión constituye la mayor fuente humana de sufrimiento. Ya que si una persona no recibe ayuda en esta situación es muy probable que llegue a sufrir las peores consecuencias.

Los estimados a nivel mundial superan los 300 millones de personas que se encuentran en este momento en algún grado de depresión. Estas estadísticas muestran a las mujeres como aquellas que sufren más de depresión. La mayor razón, es que las mujeres son más proclives a exteriorizar lo que sienten y por tal razón van a consultas, no así en el caso de los hombres. Otros factores a considerar son los roles sociales impuestos y problemas hormonales.

Bioinformática en acción

A grandes rasgos la bioinformática es la aplicación de tecnologías computacionales y herramientas estadísticas en dirección a la gestión y análisis de datos biológicos. Así que, investigadores del Programa de Investigación en Informática Biomédica (GRIB) de la Universitat Pompeu Fabra (UPF) y del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM) comenzaron, hace un tiempo, investigaciones para identificar patrones que podrían indicar signos de depresión en algunas personas. Los resultados ya han sido publicados en la revista de investigaciones de internet (Journal of Medical Internet Research).

La investigación estuvo liderada por la psicóloga Ángela Leis, y en todo momento reposó en el principio de que las palabras reflejan el alma. Por lo que, buscaron un espacio en el que las personas se expresaran de forma natural y se pudieran analizar sus palabras. Es por ello que utilizaron las redes sociales. Escogieron la plataforma Twitter por algunas facilidades a la hora de descargar la información. Aprovecharon entonces, el vocabulario de los usuarios con depresión ya que éstos utilizan palabras relacionadas con síntomas depresivos y de carácter negativo, entre otras cuestiones.

Con el objetivo de formar la muestra, descargaron más de un millón de tuits. Luego aplicaron un filtro a partir de los usuarios que hubieran revelado, en algún momento, que sufrían de depresión. Posteriormente chequearon, de esos usuarios, aquellos que hubieran usado al menos 10 tuits de carácter depresivo. Como resultado de todo el complejo proceso de conformar la muestra, se obtuvo un total de 90 usuarios. Por último, descargaron entonces los más de 3 mil tuits que se permiten descargar, contando entonces con un espacio de tiempo conveniente en el comportamiento de estos usuarios.

Resultados

Luego de conformada la muestra se hicieron comparaciones con 450 usuarios tomados al azar y que nunca usaron la palabra “depresión” en alguno de sus tuits. Uno de los primeros resultados es que, en el grupo de los 90 usuarios, existe un ligero incremento en la cantidad de tuits que hacen durante los sábados y los domingos. Lo cual puede ser explicado ya que personas con cierta depresión prefieren pasar más tiempo a solas que en grupos. Por tal razón, usan más las redes sociales, siendo más activos en este tiempo de modo que comparten así sus sentimientos. Llegando así al mayor resultado de la investigación. Y es que, este estudio permite, automáticamente, identificar un patrón en los tuits de usuarios de habla hispana, que pueden presentar signos de depresión. Con este resultado los psicólogos o terapeutas podrían sugerirle, a sus pacientes que le visiten, de modo que se le pueda atender con mayor prontitud.

¿Qué opinas? ¿Estarías dispuesto a revisar tus tuits?

Con información de:  https://www.lavanguardia.com

Recommended For You

About the Author: Ciencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *