Cómo Google Meet aumentó la capacidad para satisfacer la demanda durante el coronavirus

La pandemia de Covid-19 aisló a millones de personas en sus hogares y llevó a un crecimiento exagerado en la demanda de servicios de videoconferencia por Internet, como es el ofrecido por la plataforma Google Meet.

El servicio Meet de Google Inc. es uno de los servicios bandera de la gigante norteamericana Alphabet y rivaliza de igual a igual con los poderosos programas Zoom y Microsoft Teams.

Se trata de un programa nacido del antiguo Hangouts y que sigue el camino abierto hace años por el viejo conocido Skype, el más famoso de los programas de videoconferencia para uso general.

Meet solo requiere tener una cuenta de Gmail y una computadora o tableta con cámara y micrófono para poder ser usado.

El problema es que Google Meet no estaba preparado para un aumento de la demanda tan rápida como la provocada por la contingencia del coronavirus.

Esto lo puso en desventaja ante sus rivales Zoom y Microsoft Teams.

En este sentido también podría interesarte conocer cómo funciona el algoritmo de Google para el audio de las noticias de su asistente.

Zoom aprovecha pandemia para superar a Google Meet

Zoom aprovecha pandemia para superar a Google Meet
La guerra de plataformas de videoconferencia arreció en la pandemia

La pandemia obligó a millones de personas a refugiarse en sus hogares y el teletrabajo pasó a ser la norma en prácticamente todos los sectores productivos.

Muchos profesionales aislados por la pandemia ahora buscan oportunidades en algunos de los 10 mejores trabajos por Internet mientras pasa la crisis.

Es por esta razón que los programas de videoconferencia dejaron de ser solo una diversión o herramienta de uso ocasional y se volvieron un elemento esencial para cualquier trabajador.

No hay terreno donde la videoconferencia no tenga utilidad, como lo demostró un profesor que llegó a dar una divertida clase de educación física online.

Durante la pandemia, un software poco conocido llamado Zoom, logró consolidarse en el primer lugar por su sencillez de uso y gran facilidad para conectarse a través de cualquier dispositivo con cámara y micrófono.

Entonces, Alphabet hizo una serie de jugadas maestras para revertir la situación y Google Meet aumentó la capacidad para satisfacer la demanda a un nivel sorprendente.

¿Cuándo empezaron los problemas de Google Meet?

El CEO de Alphabet, Sundair Pichai detalló paso a paso el proceso que llevó a Google Meet a aumentar su capacidad y poder de satisfacer la demanda de los usuarios durante la pandemia.

Señaló que debido al coronavirus, la educación, el trabajo y las relaciones personales pasaron del plano físico al terreno virtual en cuestión de semanas.

De imprevisto, millones de personas en Asia, Europa, Norteamérica y Latinoamérica empezaron a demandar cada vez más el servicio de Google Meet para mantenerse en contacto con familiares, amigos y compañeros de trabajo.

Los primeros indicios de que algo ocurría con el servicio se remontan al 17 de febrero de 2020, poco después que se declaró la cuarentena en la ciudad china de Wuhan, primer foco del Covid-19.

“Ese día el departamento de Confiabilidad de Google Meet (SRE) recibió un primer aviso de que había problemas con la capacidad del servicio en China y otras zonas de Asia”, explicó Pichai.

Los ingenieros advirtieron que el uso de Meet en Asia estaba creciendo de forma exponencial y pronto tendrían problemas para mantener la calidad del servicio si el coronavirus llegaba a otros continentes.

Esto se confirmó cuando Italia declaró emergencia sanitaria en su territorio y ordenó a millones de personas permanecer en sus casas, lo que fue seguido por un impresionante aumento del uso de Google Meet en ese país.

Los técnicos determinaron que si la pandemia se extendía por el mundo, la demanda de uso de Google Meet aumentaría hasta 50 veces en comparación con la que tenía en enero de 2020.

¿Qué hizo Google Meet para aumentar su capacidad?

Alphabet se preparó para lo que se avecinaba y diseñó un nuevo esquema de trabajo para responder a esta inminente crisis.

Algo interesante es que la propia empresa fue la primera en comprobar la importancia de contar con servicios de videoconferencia confiables las 24 horas del día.

Muchos de los empleados claves de Google Meet no pudieron ir a sus oficinas debido a la cuarentena, lo que los obligó a trabajar desde su casa.

Este impedimento para coordinar el trabajo “cara a cara” llevó a sus directivos a establecer un nuevo organigrama operativo.

Se designaron comandantes de incidentes, líderes de comunicaciones y responsables de operaciones tanto en Norteamérica como en Europa.

Estos jefes de equipo tenían la tarea de analizar y dar instrucciones online al personal distribuido por todo el mundo para que corrigieran cualquier situación.

A toda costa se debían impedir las interrupciones y retrasos por “cuellos de botella” en horas de mayor demanda y sobre todo, que hubiera una sobrecarga de los servidores.

El respaldo de la red más poderosa del mundo

Google Meet aumentó la capacidad para satisfacer la demanda
Centro de Datos de Google en Oregon, EEUU.

Para prevenir este último problema, se decidió que los servidores y conexiones de alta velocidad de los 21 centros de datos de Google, los más poderosos a nivel mundial, apoyaran al servicio Meet.

Además, los ingenieros del área de Calidad de Servicio de Meet diseñaron un manual para optimizar el uso de los recursos físicos existentes, al menor costo posible y sin sacrificar la experiencia del usuario.

El resultado fue que para el mes de abril Google Meet aumentó la capacidad para satisfacer la demanda al punto de responder fluidamente a más de 100 millones de conexiones individuales por día.

También se aumentó la capacidad de registro de nuevos usuarios, pasando a atender hasta 3 millones de nuevos suscriptores al día, unas 30 veces más que el promedio existente en enero de 2020.

Finalmente, te diremos que el éxito de estos cambios fue tal que Google Meet pudo atender sin sobresaltos un pico de demanda registrado en la última semana de junio.

En esos días, ¡el servicio recibió y procesó más de 600 millones de solicitudes de conexión diarias!

Deja una respuesta