Conoce los exoesqueletos, la herramienta corporal del futuro

Una nueva tendencia tecnológica apunta al desarrollo de exoesqueletos para darle al ser humano una fuerza, rapidez y capacidades físicas varias veces mayores que las que le otorgó la Naturaleza.

Esto no es un capricho de los científicos y desarrolladores, sino una forma de responder a los retos que la robótica todavía no ha podido superar: ser superior al hombre en pensamiento y acción.

El hecho es que con el uso de los exoesqueletos se logra la combinación entre la capacidad de análisis y razonamiento del cerebro humano y la fuerza y rapidez de las máquinas. Esto permite llenar un vacío por ahora que algún día llenarán los robots dotados de inteligencia artificial.

Otra aplicación de los exoesqueletos es como una solución al problema de movilidad de las personas discapacitadas total o parcialmente, o para ayudar a quienes pasan largas horas realizando tareas físicas en almacenes de mercancías, construcción de edificios y otras.

Por supuesto, para un futuro lleno de robots es aterrorizante, pero los exoesqueletos permitirán a los humanos hacer lo mismo sin perder su esencia de ser vivo.

¿Pero qué son los exoesqueletos?

Los exoesqueletos son una especie de armadura metálica que se coloca sobre el pecho y que tiene extensiones que se ajustan a los brazos y piernas del usuario.

Esta armadura cuenta con servomotores que ayudan a mover las “extremidades” y sistemas de control que coordinan los movimientos que desea hacer el operador.

En muchos aspectos, es una combinación de partes robóticas que ya conocemos en la industria moderna, como los brazos y piernas mecánicas. En este caso están integrados a una armazón que se fija sobre el tronco o caderas.

Además, los nuevos exoesqueletos se programan para seguir el movimiento del usuario, aunque los modelos más básicos pueden requerir el uso de algún tipo de palanca o mando manual.

Por su parte, los exoesqueletos de última generación pueden controlarse con el pensamiento gracias a avanzados controles biométricos, o con el movimiento de los ojos.

Materiales resistentes y ligeros

A diferencia de lo visto en películas de ciencia ficción, la mayoría de exoesqueletos modernos son muy ligeros pues están construidos de materiales ultralivianos pero muy resistentes, como fibra de carbono, titanio y aluminio.

Se suelen fabricar tomando en cuenta las medidas y fisonomía del usuario, con el fin de que se adapten al cuerpo lo mejor posible.

Esto es más evidente en los equipos diseñados para personas con problemas de discapacidad, que deben ajustarse a la perfección a su espalda y extremidades.

¿Qué tipos de exoesqueletos existen?

¿Qué tipo de exoesqueletos existen?
Hay exoesqueletos para usos médicos, militares o comerciales

Hay una amplia variedad de exoesqueletos adaptados a distintas funciones en la industria, defensa militar, medicina y carga, entre otras actividades. Sin embargo, los más comunes hoy en día son:

  • Exoesqueletos de rehabilitación
  • De uso médico-infantil
  • Para uso militar
  • Exoesqueletos de uniforme de trabajo

Los exoesqueletos de rehabilitación son usados en el tratamiento de pacientes que han sufrido lesiones óseas o musculares. Su función es ayudar a la personas a moverse con cierta facilidad mientras su lesión se cura lo suficiente para valerse por sí misma.

Una aplicación especial de este equipo la encontramos en el tratamiento de personas que han sufrido parálisis parcial por una lesión incompleta o un accidente cerebro vascular.

En 2019 se presentó en España un exoesqueleto llamado Indego, que ayuda a pacientes semiparalizados de distinta estatura y peso a caminar normalmente. El objetivo es evitar que sufran atrofia muscular y acelerar el proceso de rehabilitación.

Exoesqueletos para los niños

Los exoesqueletos infantiles son una variante del anterior, pero construidos a medida para niños que sufren atrofia muscular espinal (AME). Estos equipos les permiten levantarse sobre sus pies y caminar por distintos tipos de superficies.

El modelo Atlas 2020 puede soportar un peso corporal de 40 kilogramos y está diseñado para niños de 3 años en adelante, con una estatura máxima de 1,5 metros.

Este exoesqueleto se adapta a espalda, piernas y brazos y le da a cada parte del cuerpo la movilidad y fuerza que necesita para andar.

La guerra del futuro: soldados con exoesqueletos

La guerra del futuro: soldados con exoesqueletos
Ejemplo del nuevo exoesqueleto de las Fuerzas Militares de Rusia

Por su parte los exoesqueletos de uso militar están diseñados para potenciar las habilidades de los soldados en el campo de batalla, ya sea dándoles más velocidad al correr o mayor capacidad para saltar o caer desde determinada altura sin sufrir ninguna lesión.

Hay una gran cantidad de modelos de armazón corporal en desarrollo, pero Estados Unidos y Rusia tienen los proyectos más avanzados. En general permiten al soldado llevar armamento pesado, pertrechos y otros equipos por largas distancias.

También los pueden proteger de disparos de armas de distinto calibre y les brindan una capacidad aumentada para comunicarse con sus centros de mando a través de internet y redes avanzadas.

El modelo Fortis es un ejemplo de exoesqueleto militar. Fabricado por la empresa Lockheed Martin, ayuda al soldado a llevar armas pesadas y suministros con un peso hasta 20 veces superior al que soportarían sin ayuda externa.

En el trabajo y las fábricas

Finalmente tenemos los exoesqueletos de uniforme de trabajo, cuyo uso es específico para las fábricas y almacenes. Se trata de una armazón corporal que cubre espalda, piernas y brazos del trabajador y le ayudan a levantar cargas fácil y rápidamente.

Una de sus ventajas es que el trabajador puede adoptar posturas incómodas por más tiempo sin sentir ningún tipo de tensión en su espalda, rodillas o codos.

Proyectos curiosos

Se espera un notable desarrollo de los exoesqueletos durante la próxima década, así como una reducción del costo de estos equipos. Para 2027 podríamos tener un exoesqueleto en nuestros hogares para apoyarnos en labores como limpieza, jardinería, construcción o reparaciones menores.

En China se ha avanzado en la creación de exoesqueletos para los repartidores de mercancía, que les permiten llevar hasta 50 kilos de carga por 6 horas continuas. Otros proyectos buscan darle al ser humano la capacidad para correr hasta los 50 kilómetros por hora sin casi esfuerzo.

Sin duda que esta tecnología, en combinación con la robótica y la inteligencia artificial, nos permitirá ver y usar exoesqueletos en prácticamente todas las actividades que hoy hacemos de manera natural, pero sin esfuerzo alguno de nuestra parte.

Deja un comentario