Costumbres asiáticas súper extrañas

Asia es el continente que en su seno guarda las más raras costumbres y tradiciones. Si quieres conocer más acerca de este gigante oriental, aquí te traigo 13 de las costumbres asiáticas más extrañas que estoy seguro no conocías.

No caminar con los zapatos en la casa

Esta costumbre, posiblemente, una de las más conocidas y extendidas a nivel mundial. Aparte de ser una medida higiénica para no llevar los gérmenes de la calle al hogar, se considera una falta de respeto al dueño de la casa. También se dice que esto se hace para que los pies luego de un día de trabajo, puedan respirar libremente y eliminar malos olores.

Comida asquerosa

Mujer asiatica comiendo
Comida exóticas , parte de la costumbres asiáticas

Cuando se trata de las costumbres asiáticas, con la comida no existen escrúpulos. No hay nada que para ellos no sea comestible. Esto puede parecer exótico para algunas personas y realmente un reto para cualquier visitante. Platos como sopa de caparazón de tortugas, caldo de murciélagos, patas de gallo gallinas, tarántulas, serpientes, entre otras más. En algunos lugares de Japón, se puede saborear un exquisito sorbo de esperma de pez.

‘‘Okali’’

Esta costumbre es de carácter religioso. Consiste en lanzar desde una altura de 15 metros a todos los bebés de 4 meses a 3 años por un sacerdote, desde la terraza del templo. Esto se realiza como un acto público para que los bebés tengan salud, buena fortuna y prosperidad en sus vidas. Por supuesto, abajo del templo, los padres de los bebés lo esperan para atraparlo con una sábana gigante para amortiguar la caída.

Las geishas

A pesar de ser prostitutas, las geishas forman parte de la cultura japonesa. Esto se llega a considerar un arte, ya que algunas de estas mujeres son preparadas desde niñas para la diversión masculina. No cualquiera puede serlo, ya que además de todo lo anterior mencionado, deben de poseer aptitudes para el canto, el baile y la narración poética.

Ruidos repugnantes al comer

En apón los buenos modales en la mesa y la educación son exactamente lo contrario a los occidentales. Los ruidos al comer eran señal de respeto para el anfitrión y de que la comida estaba deliciosa.

Los dotes de las hijas

En la India si un bebé nace hembra, la familia debe de ahorrar gran cantidad de dinero para el día de su boda pagar a la familia del novio. El matrimonio se efectúa con el hombre que escojan sus padres y esto debe hacerse sin reproche, aunque le desagrade a la muchacha.

Además, las mujeres no deben de trabajar. Ellas solo deben cursar la educación básica y formarse en las tareas hogareñas para que aprendan a servir bien a su marido. Una vez que se casan, deben inmediatamente tener hijos para ser aceptadas en la sociedad, más aún si dan a luz un bebé varn.

Llanto prenupcial

Esta tradición China consiste en que la novia debe de llorar todos los días mínimo 60 minutos un mes antes de la boda. Si bien una boda es un momento demasiado emotivo, esta costumbre tan ridícula obligaba a la pobre muchacha y a su madre y abuela, a lloriquear sin tener ganas de hacerlo.

Funeral de Tíbet

Este es una de las más extrañas costumbres asiáticas. Cuando moría una persona no debía de enterrarse. Sus cuerpos eran cortados en muchos pedazos y se colocaban en la cima de la montaña más alta. Ahí cumplía con las leyes naturales de descomposición del cuerpo y con la cadena alimenticia convirtiéndose en alimento para los buitres y hienas.

Mujeres cuello de jirafa

Esta extraña costumbre data del país de Tailandia. Según este ritual, todas las bebas hembras nacidas en luna llena el día miércoles, eran bendecidas y heredaban el gran honor de tener cuello alargado. Esto lo lograban colocándose anillos de oro una vez que pasaban lo años y las dimensiones que alcanzaban eran realmente grandes.

Por supuesto, las consecuencias tan negativas que le provocaban en la salud eran infinitos, solo basta con mencionar que si se retiraban esos anillos a mitad del tratamiento podían morir al instante de estrangulamiento.

El numero 4 es el más odiado en Japón

El numero 4 el mas odiado
Hombre asiático con miedo al número 4

En Japón odian pronunciar el número cuatro, al igual que en otros países detestan el 7 y el 13. Se dice que este rechazo social se debe a que el sonido en japonés de esta palabra es muy similar a la de muerte. Incluso a este miedo se le puso un nombre científico ‘‘tertrafobia’’ y es considerado por los médicos como una enfermedad.

Pero como si esto no fuera poco, se le hace aún más rechazo al número 49, cuyo sonido al pronunciar es parecido a ‘‘dolor de muerte’’.

Satí

Este es un rito hindú, en el que la mujer que había enviudado debía de lanzarse a las llamas donde estaban los restos de su esposo. Se creía además que las mujeres viudas no estaban en sus cabales y no se les tomaba en serio su opinión, pues la pérdida de su marido las había incapacitado mentalmente. Aun en la actualidad, a pesar de que la practica se eliminó, existen tabúes con respecto a esto y está prohibido que estas mujeres se vuelvan a casar una vez viudas.

Momificación budista

Entre las costumbres asiáticas, esta se realizó por casi 900 años. Los monjes se ofrecían para un proceso lento y doloroso de momificación en vida. ¡Sí, como lo oyes! Ellos se abstenían de comidas con grasa para evitar que su cuerpo se degradara con mayor facilidad. Además, debían de beber infusiones de hierbas para deshidratarse.

Una vez completada esta fase del proceso, eran enterrados vivos en túneles terráqueos en posición de flor de loto, que es una posición muy popular en el yoga. Así debían de permanecer hasta que morían. Tres años después se desenterraban y se exponían sus momias como reliquias para admirar.

Deformaciones en los pies

Se comenzó a realizar entre los siglos X al XX. Las mujeres chinas eran expuestas a un intenso ritual para ser más hermosas y sensuales. Consistía en vendar los pies inmovilizados reciamente. Los huesos del pie se destrozaban y tomaban nuevas formas.

Estos podían llegar a medir hasta 10 cm. Su nombre era “pie de loto” y por lo hombres era catalogado como la parte más erótica del cuerpo de una mujer. No fue hasta el año 1911 que esta absurda practica se prohibió, no obstante, aún se realiza en algunas zonas más conservadoras.

Deja un comentario