Covid-19 ¿Es el sistema inmunológico de las mujeres más fuerte?

Covid-19
Las mujeres responden mejor y más rápido a la presencia del SARS-CoV-2

Las investigaciones científicas para entender qué es y cómo actúa el Covid-19 en mujeres y hombres han dado un nuevo giro tras el hallazgo de un grupo de investigadores de que el sexo femenino puede tener un sistema inmunológico más resistente que el masculino.

Este hallazgo parece confirmar los datos que las autoridades chinas habían recogido al principio de la pandemia al estudiar la propagación y letalidad del Sars-CoV-2 entre la población infantil y adulta de Wuhan.

En febrero de 2020, cuando la enfermedad todavía estaba contenida en la ciudad de Wuhan, los médicos chinos vieron que la mayoría de pacientes infectados eran hombres. Además, la tasa de muertes entre el sexo masculino era hasta un 60% mayor que en el femenino.

Esto les hizo suponer que algo frenaba el avance del coronavirus en las mujeres y no podía ser otra cosa que su propio sistema inmunológico.

El estudio que confirma la mayor resistencia femenina al Covid-19

En agosto de 2020 fue publicado un estudio de investigadores de la Universidad de Yale, Estados Unidos, que confirmó que hay una diferencia inmune entre los dos sexos.

“Tenemos datos claros que sugieren claras diferencias inmunológicas entre los sexos con respecto al Covid-19 y las cuales muestran una susceptibilidad a la enfermedad en los hombres”, explicó la líder de este estudio Akiko Iwasaki.

La vocera, quien es profesora de Inmunobiología y Biolegía Molecular, Celuar y del Desarrollo de Yale, agregó que el estudio permitió entender cómo reacciona el sistema inmune del hombre y la mujer al ser expuesto al SARS-CoV-2.

Entre los hallazgos, destacó que estos sistemas reaccionan de forma diferente en las primeras fases del contagio, siendo el de las mujeres mucho más efectivo y rápido.

Coronavirus en las mujeres: menos citocinas y más células T

Los datos confirmaron que los hombres contagiados presentaban un nivel mucho más alto de citocinas, una proteína que se produce como parte de la reacción del cuerpo contra un virus o bacteria.

Este alto nivel aumenta la posibilidad de inflamación y graves daños en los tejidos pulmonares de pacientes de Covid-19 y así se vio en los hospitales, donde muchos pacientes graves presentaron una “tormenta de citocinas”.

En esta condición, las citocinas se salieron de control y el cuerpo atacó al virus, pero también a las células pulmonares sanas. Entonces los pulmones se llenaron de líquido, flema y restos de células muertas limitando su capacidad para oxigenar la sangre.

Para entender la gravedad de una tormenta de citocinas, los pacientes sufrieron graves daños al tejido tisular y del corazón.

¿Y qué pasó con el coronavirus en las mujeres?

Por su parte, en las mujeres con Covid-19 no aumentó tanto el nivel de citocinas pero si el número de células T, un tipo de glóbulo blanco que identifica y destruye los patógenos en una infección.

En los hombres estas células no aumentaron a la velocidad requerida para frenar el avance del Covid-19 en su etapa inicial. “Además, se observó que los hombres mayores tenían respuestas de células T significativamente peores que los pacientes más jóvenes”, agregó Iwasaki.

La edad también marca la diferencia

coronavirus en las mujeres
A mayor edad más diferencias inmunológica hay entre hombres y mujeres

El equipo de investigadores de Yale también confirmó una teoría previa que apuntaba a que existen diferencias claras en la capacidad de respuesta inmunológica en hombres y mujeres a medida que su edad avanza.

Pero antes, recordemos que también se descubrió que los niños y adultos tienen distintas formas de enfrentar la infección de Covid-19. Incluso, los niños asintomáticos pueden tener concentraciones de virus que serían mortales en un adulto.

Ahora se dio con otra clave importante: en las mujeres el sistema inmunológico sufre menos cambios con la edad que lo que ocurre con los hombres. Esto permite a las mujeres seguir produciendo por más tiempo las células B, responsables de generar anticuerpos contra los distintos tipos de virus.

Estas células se producen en la médula ósea y se sabe que tienen un papel clave en la primera línea de batalla contra el SARS-CoV-2 cuando este ingresa al organismo. Un estudio hecho en China y otro en Francia coincidieron en este hallazgo, que ahora es confirmado por el trabajo de Yale.

No siempre más fuerte es mejor

Algo interesante es que tener un sistema inmunológico muy activo o “fuerte” también puede ser un riesgo para la salud del individuo. La razón es que aumenta el riesgo de desarrollar enfermedades autoinmunes donde las defensas atacan a las propias células del cuerpo al responder a una infección.

En todo caso, estas nuevas investigaciones permitirán crear protocolos médicos para atender el Covid-19 que tomen en cuenta las diferencias de sexo y edad.

También fue importante poder confirmar que la inflamación sistémica de los tejidos en los adultos mayores se relaciona con la velocidad con la que se deterioran los sistemas inmunes en ambos sexos.

Como referencia, se encontró que las diferencias inmunes entre hombres y mujeres parecen aumentar a paso acelerado a partir de los 60 años.

A partir de allí, los hombres muestran más señales de inflamación de tejidos cuando se enferman, lo que a su vez aumenta el riesgo de complicaciones, como ocurre con el Covid-19.

Ahora se estudia para ver cuánto pueden influir en esto las hormonas estrógeno y testosterona, responsables de las diferencias físicas entre ambos géneros.

Deja un comentario