Connect with us

Ciencia

Descubren microbios en Costa Rica similares a los de Marte.

Investigaciones recientes han descubierto la supervivencia de microbios en Costa Rica en uno de los entornos más hostiles de la Tierra, en condiciones similares a las de la historia de Marte. Hallazgo que podría guiar a los científicos en busca de signos de vida antigua en el planeta rojo.

Actualmente, muchos científicos creen que Marte es el mejor candidato en la búsqueda de vida más allá de la Tierra. Estudios recientes demuestran que algunos de los minerales marcianos se formaron en ambientes acuosos que tenían un pH salado y casi neutro, similar a los océanos modernos de nuestro planeta y, por lo tanto, habitables para los microbios.

Sin embargo, en Costa Rica, cerca de la cima del volcán Poás, se encuentra uno de los lagos más ácidos de la Tierra, de color azul brillante y lleno de metales tóxicos. Revelándose, según se relacionan en múltiples estudios y una nueva investigación publicada en Frontiers in Astronomy and Space Science, que determinados microbios han encontrado una manera de vivir en este entorno.

Los sistemas hidrotermales proporcionan calor, agua y energía, todo lo necesario para la formación y evolución de la vida. Si bien, exploraciones anteriores realizadas a Marte, analizaron extinguidas fuentes de agua como cráteres y ríos, los investigadores proporcionan la teoría de que otro objetivo clave en la búsqueda de vida extraterrestre deben ser también las antiguas fuentes termales.

Si el dicho planeta alguna vez albergó vida, pudo haber sido en estos ambientes de balnearios extremos con erupciones mortales.

microbios en Costa Rica

Diversidad microbiana en un entorno hostil.

En 2013, los especialistas en el tema, descubrieron que en el lago volcánico del Poás solo había una especie microbiana del género Acidiphilium, un tipo de bacteria que suele encontrarse en los drenajes ácidos de las minas y en los sistemas hidrotermales. 

En los años posteriores, se registraron varias erupciones, y no fue hasta el 2017 y 2019 que los científicos retornaron, para continuar evaluando de una manera más exhaustiva, cambios en los procesos de los organismos. Demostrando la existencia de un poco más de biodiversidad de microbios en Costa Rica, aunque aún dominaba el germen antes mencionado.  

Lo más particular de este hallazgo, es la singularidad que tienen estos microbios que convierten elementos como el azufre, el hierro y el arsénico en energía necesaria para sobrevivir. Así como las amplias capacidades bioquímicas presentes en ellos, y que les ayudan a tolerar condiciones extremas y dinámicas.

“Es necesario que se cambie la forma en que pensamos sobre la vida en otros mundos”, dijo Wang. “Hay que considerar las historias geológicas únicas de nuestros ambientes extraterrestres y poner eso en contexto con lo que tenemos aquí en la Tierra. Si los ríos eran inestables en Marte mientras que las fuentes termales eran comunes, entonces quizás la vida en ambientes hidrotermales sea el sitio más probable donde la vida podría haber existido”.

A pesar que los descubrimientos refuerzan la teoría de que pudo existir vida terrestre en ambientes hidrotermales en Marte. Sigue siendo una incógnita, además de si la misma era parecida o no a los recientemente estudiados.

microbios en Costa Rica
Laguna caliente, un lago ubicado dentro del cráter del volcán Poás

Laguna caliente, en cráter del volcán Poás

El equipo formado por expertos, de la Universidad Nacional de Costa Rica, y de la Universidad de Colorado, Boulder, en EE.UU, realizó la recolección de muestras en un sitio conocido como Laguna caliente, un lago ubicado dentro del cráter del volcán Poás, que presenta un tipo de agua ultra ácida, llena de metales tóxicos, y su temperatura pueden fluctuar entre los 100 grados Fahrenheit (38 grados Celsius) y los 194 grados Fahrenheit (90 grados Celsius). Sufre recurrentes erupciones explosivas de vapor, ceniza y roca, según afirman los investigadores. 

“Uno de nuestros principales hallazgos es que, dentro de este lago volcánico extremo, detectamos solo unos pocos tipos de microorganismos, y, sin embargo, una potencial multitud de formas para que sobrevivan”, subrayó Justin Wang, coautor del estudio y estudiante de posgrado de la Universidad de Colorado Boulder.

“Este es un lugar que, en gran medida, tiene la misma química y los mismos minerales que antes estaban presentes en los sistemas hidrotermales de Marte. Estudiando este sitio podemos aprender lo que ocurría en Marte hace 3.500 millones de años”, afirmó el profesor Brian Hynek, líder del estudio.

Indicó que las características del lugar, son incluso más duras de las que había en una época inicial en el planeta rojo, por lo que haber hallado estos microbios en Costa Rica crea esperanzas de la existencia de vida allí. 

“Es una experiencia muy intensa y emocionante tomar muestras del lago”, dijo Wang. “Tengo mucha suerte de ser uno de los pocos científicos en el mundo que ha podido visitar este entorno”.

Quizás te interese: ¿Hay vida en Venus? Por qué es tan extraño encontrarla en el planeta

Lugares sin presencia de vida en la tierra.

microbios en Costa Rica

Investigadores parten de la hipótesis de que, incluso en los entornos más extremos de nuestro planeta, los microorganismos parecen coexistir y desarrollarse. Sin embargo, en los últimos dos años, la no existencia de vida se ha podido corroborar en dos lugares en la Tierra.

El primero, es un área desértica cerca del glaciar Shackleton en la Antártida. Donde los científicos hallaron una serie de condiciones que no permiten el hábitat de microorganismos: frío intenso, suelos secos y la presencia de sales tóxicas. Fueron más de 200 muestras de suelo tomadas en el glaciar, y no se encontraron rastros de seres vivos.

El segundo, en un artículo publicado en la revista Nature Ecology & Evolution, los investigadores concluyeron que en el complejo geotérmico de Dallol, uno de los entornos más peligrosos de nuestro planeta, ubicado en el desierto de Danakil (Etiopía), no hay ningún rastro de vida microbiana. 

Entre 2016 y 2018 recopilaron una gran cantidad de muestras en cuatro zonas diferentes del complejo geotérmico. A pesar de que los resultados mostraron rastros de bacterias y arqueas, se considera que se trata de pistas falsas debido a que la mayoría estaban relacionadas con contaminantes de laboratorio, y otras bacterias posiblemente introducidas por los humanos durante expediciones y visitas turísticas al sitio.

A pesar de los resultados, los autores de ambos estudios tratan de ser cuidadosos con sus conclusiones. Existe la remota posibilidad que la presencia de microbios sea tan poca, que  ningún método los haya logrado detectar.

“No podemos decir que los suelos sean estériles. Nadie puede decirlo”, afirmó Fierer sobre el glaciar de Shackleton. 

Trending