Conoce la enzima que es capaz de destruir el plástico en 10 horas

A través del estudio de miles de ejemplos de enzimas los investigadores buscan encontrar una fórmula barata y rápida para acabar con la contaminación por plásticos que afecta al planeta.

El plástico no solo representa un problema para la actual generación, sino también para nuestros nietos y biznietos, pues puede tardar hasta 1.000 años en degradarse en la Naturaleza.

Actualmente hay diversos proyectos para reducir la basura plástica flotante en los océanos y se investigan nuevos métodos químicos e industriales para degradarla y reciclarla.

Pero ninguno ha resultado suficientemente viable desde el punto de vista económico.

Ahora esto podría cambiar gracias a la creación de un tipo de enzima sintética que puede degradar el plástico en unas pocas horas.

Nuevos ejemplos de enzimas que solucionan un problema moderno

Así como el uso masivo de la piedra y el bronce marcaron el desarrollo de las primeras civilizaciones humanas, ahora estamos en la llamada Era del Plástico.

Este material se utiliza en miles de productos de uso diario que al desecharse terminan contaminando los mares y suelos en todo el planeta.

Esta contaminación es tan grave que se ha encontrado microplástico en los tejidos de peces y otras especies consumidas por los seres humanos.

También se ha encontrado microplástico en el Ártico y en la nieve del Everest.

Además hay basura plástica en el fondo de la Fosa de las Marianas, a casi 10.000 metros de profundidad.

Se estima que la Humanidad ha vertido más de 150 millones de toneladas de basura plástica a los mares y esta cifra aumenta en 8 millones de toneladas cada año.

Revista Nature da a conocer las nuevas enzimas come-plástico

El pasado 8 de marzo la prestigiosa revista Nature publicó un ensayo que dio a conocer la existencia de este tipo de enzima “come-plástico”.

Estas enzimas fueron descubiertas por el grupo de investigación francés Carbios y la Universidad de Toulouse.

Durante 4 años analizaron más de 100 mil ejemplos de enzimas producidas por bacterias y virus para determinar si alguna tenía la capacidad de atacar el plástico.

La ganadora fue un tipo de enzimas producidas por una bacteria común en las hojas de árboles en descomposición.

A partir de ella, se creó una versión sintética y mejorada llamada Hidrolasa PET.

Un tipo de enzimas con mucha hambre de plástico

El plástico más usado en el mundo es el denominado politereftalato de etileno (PET) con el cual se fabrican las botellas.

Los equipos de la Universidad de Toulouse y Carbios produjeron centenares de enzimas “mutantes” que tenían mayor capacidad para atacar los componentes químicos del PET que la enzima natural original.

La Hidrolasa PET demostró tener 10 mil veces más poder para romper los enlaces del plástico y además lo hace a 72 grados Celsius, muy próxima a la temperatura de fusión de este tipo de material.

Carbios recibió financiamiento de empresas internacionales como la Pepsi Co, el gigante de los cosméticos D’Loreal y la empresa Nestlé.

En la prueba final, la nueva molécula solo necesitó 10 horas para disolver el 90% de una tonelada de desechos PET.

Enzimas que dan nuevas oportunidades al ambiente y a la industria

Enzimas que dan nuevas oportunidades al ambiente y a la industria
Esta enzima beneficiará al ambiente y a la propia industria del plástico

Al respecto, los voceros de Carbios destacaron que estas enzimas representan una solución sostenible para las empresas que buscan establecer procesos de producción-reciclaje a bajo costo y con alta eficiencia.

Carbios publicó un mensaje en Twitter en el que aseguró que estaban “reinventando el ciclo de vida del plástico”.

También señalan que ahora se podrá hacer un “reciclaje completo” de este material, algo de mucho interés para empresas que buscan reducir costos operativos.

Estos ejemplos de enzimas pueden complementar otra solución prometedora, el plástico totalmente reciclable desarrollado por el Laboratorio de Berkeley en Estados Unidos.

¿Que representa la nueva enzima para la industria del plástico?

Aunque proteger el medio ambiente es algo valioso para la humanidad, estas enzimas también podrían salvar a las empresas que elaboran productos plásticos.

Las empresas gastan mucho dinero en adquirir la materia prima para elaborar productos plásticos.

El uso de plástico reciclado, aunque más barato, sigue siendo un caro para muchas compañías y la calidad no siempre es la adecuada.

El uso de la Hidrolasa PET permitiría reducir hasta en un 25% el costo del reciclaje de plástico y mejorar la calidad del material resultante.

Esto es muy importante en momentos en que las grandes economías mundiales como China, Europa y Estados Unidos enfrentan las consecuencias de la pandemia de Covid-19.

¿Cuándo estará a la venta la hidrolasa PET?

La empresa Carbios ha preparado su plan de negocios con la mira puesta en comercializar este tipo de enzima a nivel mundial entre 2024 y 2025.

Actualmente, se ejecuta la fase de pruebas para determinar la capacidad real de estos ejemplos de enzimas sintéticas y elaborar los protocolos de uso en diferentes condiciones y materiales.

Esta fase de pruebas deberá concluir a mediados de 2021 e incluye la construcción junto a la Universidad de Toulouse de una planta de demostración.

Reciclar sigue siendo la solución más inteligente, por ahora

ejemplos de enzimas que ayudan a reciclar
La industria demanda cada año más PET para hacer botellas

Hasta que no descubramos una forma de sustituir el plástico por otro material más barato, duradero e inerte, la solución más inteligente es mejorar los procesos de reciclaje.

Actualmente se utilizan 70 millones de toneladas de PET para la producción de botellas de todo tipo a nivel mundial.

A esto se agregan millones de toneladas de plásticos de otro tipo usados en la industria automotriz, calzado, electrónica, empaquetado y muchas otras áreas.

De hecho, cada año aumenta la demanda industrial de plásticos y muchos fabricantes de envases han aumentado el uso de plástico reciclado para bajar sus costos de adquisición de materia prima.

¿Y qué pasa con otros tipos de plástico?

Por ahora la enzima hidrolasa solo procesa plástico PET, pero se trabaja para desarrollar nuevos ejemplos de enzimas sintéticas que desintegren otras variedades de material.

Esto es necesario considerando que en Estados Unidos, Canadá y Europa el reciclaje de plásticos es muy común, pero la mayoría de las plantas terminan mezclando varios tipos de material.

Como resultado, el plástico reciclado no siempre cumple con el mínimo de calidad para ser reutilizado en botellas para agua bebidas y detergentes, o para el envase de alimentos refrigerados.

Deja un comentario