El cobalto y su importancia para la tecnología

El cobalto es un metal

Aprenda sobre el cobalto y su papel en tecnología

El cobalto es un metal de color blanco que en la antigüedad era considerado sin valor. Se le comparaba en ocasiones como un duende. Históricamente se empleaba para colorear vidrio o cerámicas y los egipcios hicieron sus primeros usos para hacer sus grandes esculturas.

El cobalto se ha empleado para teñir el vidrio desde la Edad del Bronce. Excavaciones encontraron barras de cristal azul, que fueron elaboradas durante el siglo XIV AC. En Egipto los artículos son de color del cobre, el hierro o el cobalto. La más arcaica pieza de cristal de color hecha de cobalto era de la época de las dinastías del siglo XVIII.

Este elemento fue descubierto por George Brandt entre los años 1730 y 1737. Mostrando que es un nuevo elemento hasta entonces inexplorado y diferente a los ya conocidos como bismuto y otros metales usuales, es decir que es un nuevo «semi-metal».

El cobalto es el responsable del color azul en los cristales

Brandt demostró que este elemento desconocido hasta el momento, el cobalto, era el responsable del color azul en los cristales. El cobalto se convirtió en el primer metal descubierto desde la época pre-histórica en la que se descubrieron los demás metales como el hierro, cobre, platino, oro, mercurio, bismuto que no tienen descubridores legalmente señalados.

El cobalto tiene características muy análogas a sus elementos vecinos, hierro y níquel, con los cuales comparte mucho más rasgo que con los elementos de su grupo en la tabla periódica. Ni el cobalto ni el níquel suelen combinarse con la plata ni el mercurio.

 El cobalto es el metal más escaso de estos tres, es el menos rentable y el más caro. Este es uno de los pocos elementos químicos mono isotópicos. El cobalto tiene poca firmeza química. Es más estable que el hierro ya que se encuentra en el aire y el agua, siempre que no se tropiecen otros elementos venenosos en dichos medios.

Es usado en aleaciones de alto interés

Se emplea sobre todo en súper aleaciones de alto interés, siendo éstas regularmente más costosas que las de níquel. Es un metal fundamentalmente de aleación, al igual que el níquel o el zinc, por ejemplo. Dichos metales suelen mezclarse con otros que actúan de base.

Su principal peculiaridad es su elevadísima dureza y firmeza al desgaste. Son aleaciones habitualmente poco usadas ya que su utilidad no paga la gran cantidad de recursos que hay que invertir por ellas.

Durante el siglo XIX una gran parte de la producción mundial, entre el 70 y 80% del cobalto azul y barniz de vidrio de cobalto en polvo que eran destinadas para usos con fines de matiz en cerámica y pintura, se produjo en Noruega. Las primeras minas para la elaboración de esmalte entre los siglos XVI al XVIII se encontraban en Noruega, Suecia, Sajonia y Hungría.

En el siglo XX se descubrió que el cobalto se podía utilizar para otro tipo de cosas. Sus usos en la actualidad son muchos. Uno de ellos es su uso en los cátodos de las baterías recargables. Es conocido en el mercado como el oro azul por ser tan valioso. Debido a la demanda de los teléfonos inteligentes y en los autos, aumentó la demanda del cobalto. En la actualidad más del 70% de la producción del cobalto está destinada a la elaboración de baterías.

Está siendo considerado en la actualidad como una materia prima fundamental.

Sin embargo, el precio ha descendido en los últimos meses. Una de las causas es que se están empezando a producir autos eléctricos, y se cree que para el presente año estalle el mercado y los autos corrientes pasen a un segundo plano. Aún está en una fase de pruebas, aún no se han hecho pruebas a gran escala, pero ya falta poco para esto.

Otro factor significativo es el acaparamiento del mineral. China y en África son las principales comercializadoras. Esto no sucedió como se esperaba ya que la demanda de los autos no se desarrolló como se esperaba, y los principales inversionistas retiraron los fondos.

Los especialistas afirman que la demanda de cobalto no va a desaparecer. Más del 60 por ciento del suministro mundial actualmente proviene de la República Democrática del Congo. Para este país es tan indispensable este metal, como lo es el petróleo prácticamente.

Los mineros que están en busca de este preciado metal

Tras arduas jornadas de trabajo, sufren de lesiones graves, del sol fuerte y de las picaduras de los insectos. Pueden estar dos semanas enteras minando en una determinada zona y, después de tanto esfuerzo y fatigas, descubrir que está vacía, desperdiciando tiempo por nada. Un informe en el 2013 puntualizó que entre las afectaciones más frecuentes son las lesiones y la asfixia por la falta de ventilación en las minas.

Algunas minas pueden tener hasta 100 metros de profundidad. Hace unos meses, 40 mineros murieron trabajando clandestinamente en propiedades no estatales cuando se derrumbó una mina. También se afirma que más de 36 000 niños sin recursos están trabajando en las minas para ayudar a sus familias.

A nivel cosmopolita se han logrado cierto grado de regulación en la extracción del cobalto. En el 2017, se estimó que la fabricación de este mineral se acrecentó de 6 500 toneladas a más de 24 000. Para el 2020, se tiene la expectativa de que la fabricación alcance un récord. Los mineros arriesgan su salud y vidas en el mercado no reglamentado para sostener nuestra demanda de automóviles eléctricos.

El cobalto y su importancia para la tecnología
Auto eléctrico

Cobalto a gran escala…

Según las investigaciones y las estadísticas se prevee que estas firmas pasarán a adquirir cobalto a gran escala. Según Hepel: «Cuando miramos el mercado de vehículos eléctricos en los próximos 10 años, vemos que la gran crecida se alcanzará entre 2020 y el 2021, aquí será el momento determinante para la demanda global de cobalto. Será cuando las grandes compañías de automóviles estén capacitadas para aumentar la producción y fabricar a gran escala vehículos eléctricos.

Lo fundamental de la demanda de cobalto es que aún se mantiene. La llegada a gran escala de los vehículos eléctricos se producirá en los próximos años. En este año se estima que la demanda crezca entre un 24 y una 34%.