Connect with us

Ciencia

Elon Musk ensayará en humanos tecnología para implantar chips en el cerebro

La ficción está convirtiéndose en realidad. ¿No me crees? El proyecto de Elon Musk de implantar chips en cerebros humanos así lo confirma. ¿Qué perspectivas hay al respecto?

Otra vez regresa Musk acaparando las noticias y resulta que su proyecto de chips en cerebros humanos no es para menos. ¿Cómo se beneficia el hombre con este avance? ¿Te gustaría saber?

Chips en el cerebro humano, ¿realidad o ficción?

La tecnología en la actualidad florece a una velocidad inimaginable. Lo que hace unos años atrás no era más que pura ficción, hoy es un proyecto con objetivos bien trazados. Y justo así se comporta la nueva idea que Elon Musk se trae entre manos.

El millonario ensayará en humanos una tecnología para implantar chips en el cerebro. Al respecto el magnate dijo en diciembre que Neuralink, su empresa de tecnología especializada en la comunicación informática-cerebral, comenzaría a implantar microchips en humanos en 2022. 

Todo había quedado ahí hasta que una oferta de trabajo publicada por la compañía parece indicar que el momento ha llegado. O por lo menos, esa es la lectura que han hecho los expertos del sector. Ello tras leer que Neuralink está en busca de un jefe de ensayos clínicos para concebir su idea de ciencia futurista.

Como director de ensayo clínico, trabajará en estrecha colaboración con algunos de los médicos más innovadores y los mejores ingenieros, además de con los primeros participantes del Ensayo Clínico de Neuralink“. Así dice el ofrecimiento de trabajo publicado por la compañía, una señal de que el experimento está a punto de iniciarse. Musk prometió hacerlo realidad en 2020, luego fue pospuesto para 2021 y más tarde hasta 2022.

chips en el cerebro

Las autoridades dan su anuencia para chips en el cerebro

La noticia de los chips en el cerebro de los humanos se expandió después de que Musk escribiera un tuit. En este decía que Neuralink estaba trabajando con la Administración de Drogas y Alimentos de los EEUU (FDA, por sus siglas en inglés). En ese momento la idea era conseguir el visto bueno de la reguladora para el inicio de las pruebas de la tecnología. Un consentimiento imprescindible que la empresa del dueño de Tesla aún no dispone. 

Dirigirá y ayudará a construir el equipo responsable de habilitar las actividades de investigación clínica de Neuralink y desarrollar las interacciones regulatorias que vienen con un entorno acelerado y en constante evolución“, dice el texto. Los fabricantes de dispositivos médicos suelen aliarse con directores médicos cuando comienzan sus relaciones con la FDA. El objetivo es el aumento de sus posibilidades de éxito ante el organismo. Por tanto, el aviso reciente indica que Neuralink se encuentra en esa fase.

Articulo relacionado: De autista a un ciborg. “Una vida más ‘normal”

chips en el cerebro
El objetivo de estos ensayos es que los dispositivos ayuden a las personas con trastornos neurológicos

¿Cuál es el objetivo de los chips?

Elon Musk y su empresa Neuralink están a un paso más cerca de implantar chips en el cerebro humano. El objetivo de estos ensayos es que los dispositivos ayuden a las personas con trastornos neurológicos. Dentro de los cuales están incluidas las parálisis de distintos orígenes y los trastornos del movimiento como el Parkinson.

Recordemos que Musk indicó hace tiempo que Neurolink ya había probado este implante en monos. Asegura que estos podían jugar a videojuegos solo con sus pensamientos. En la oferta lanzada por la compañía reza que el solicitante “trabajará en estrecha colaboración con algunos de los médicos más innovadores y los mejores ingenieros”. Ello también abarca que estarán en contacto con “los primeros participantes del ensayo clínico de Neuralink”.

Asimismo, el texto explica que el trabajo consistirá en el liderazgo de un “equipo responsable de habilitar las actividades de investigación clínica de Neuralink”. Por supuesto, sin omisiones en el cumplimiento de las regulaciones. El mes pasado, el millonario dijo al Wall Street Journal que Neuralink esperaba poner los chips en el cerebro de los participantes a lo largo de este año. No obstante, sabemos de su carácter optimista. Recuerda que otras veces ha prometido cosas parecidas que llegan más tarde.

Por otro lado, el anuncio señala que el puesto es para la sede de la empresa de Fremont (California). Desde allí, Musk quiere desarrollar un chip que pueda implantarse mediante cirugía en la parte posterior de la cabeza de una persona. La idea es que le permita hacer tareas como el uso de un teléfono o una computadora sin movimiento de las extremidades. Uno de los objetivos clave de esta tecnología es que los afectados con paraplejia puedan insertarse de otra forma en el mundo a través de las máquinas.

Como era de esperarse, se ha formado un revuelo tras la publicación de la oferta. El hecho llega también después de que Neuralink recibiera en agosto 205 millones de dólares (181,2 millones de euros) en fondos para el impulso del proyecto. Unos meses antes, en abril de 2021, la compañía mostró unas imágenes de un mono jugando al Pong. El primer videojuego de éxito creado por Atari en 1972 que consiste en tenis de mesa. Las instantáneas fueron para demostrar la capacidad de unir el cerebro de un ser “inteligente” a un ordenador.

Según explica Bloomberg, el primer examen en humanos al que deben someterse los fabricantes de dispositivos médicos es la FDA. De hecho, en EUA se conoce como prueba de factibilidad. El siguiente paso consiste en el proceso de presentación, estudio y anuencia por la FDA basado en esa prueba.

 la primera interfaz cerebro-ordenador
La primera interfaz cerebro-ordenador

Cerebros conectados

La tetraplejia es la falta de movimientos normales en las cuatro extremidades del cuerpo humano. En 2004, Matthew Nagle, un joven de 25 años con ese diagnóstico se convirtió en la primera persona en mover objetos sólo con el pensamiento. El neurocientífico John Donoghue de la Universidad de Brown le implantó un chip en el cerebro. Lo introdujo justo en la parte del sistema nervioso que dirige la actividad motora. El dispositivo se denomina BrainGate y es un minúsculo aparato de silicio de cuatro milímetros de lado con cien electrodos.

Fue la primera interfaz cerebro-ordenador. Un sistema a través del cual se analizan y envían señales que van por un conjunto de cables. Estos salieron del cuero cabelludo de Nagle hasta un carrito electrónico con un tamaño de refrigerador. Ello le posibilita al joven muchas funciones como el cambio de los canales, ajuste del volumen, manejo de una mano ortopédica, entre otras cosas. Al respecto la prestigiosa revista Nature escribió: Los cerebros biónicos se hacen realidad. 

Trending