Usar energía solar durante la noche es la nueva solución a los problemas. Pero, ¿cómo?

plato parabólico Stirling

En nuestros días estamos tan adaptados a la tecnología y a algunas comodidades, que: si nos faltara el fluido eléctrico por unas horas nuestro mundo se comenzaría a derrumbar. Como debes saber, la quema de combustible fósil es la vía común para generar la tan preciada energía eléctrica que usamos. El problema es que el combustible fósil se está agotando en el planeta y, por otra parte, generar energía a partir de este combustible fósil favorece la contaminación ambiental.

¿Qué opciones se han creado?

En los últimos años se han diseñado tecnologías que aprovechan otras fuentes. A esta energía se le conoce como energía renovable. Ejemplos de estas fuentes son: la fuerza de los vientos, caída del agua en presas, las olas del mar y sobre todo la energía solar. En todos estos casos se han logrado buenos avances. Un problema que ha frenado este desarrollo es la forma de almacenar esta energía que se obtiene. Por otro lado, está que no siempre se dispone de la misma fuente como algo estable.

Enfrentando el problema

La Universidad Curtin (antiguamente conocida como la Universidad Tecnológica de Curtin e Instituto de Tecnología de Australia Occidental) está involucrada, desde hace algunos años en el estudio de energía renovable que se pueda almacenar. Allí se está desarrollando un tipo de baterías que es capaz de generar energía solar por la noche. ¿Energía solar por la noche? ¿No hay una contradicción aquí? Para nada, ahora te explicamos.

El objetivo principal de la investigación es implementar una tecnología que permita almacenar energía renovable y así poder competir y sustituir los combustibles fósiles en el ámbito industrial. Se está considerando el ámbito industrial ya que este es el que tiene mayor consumo de energía eléctrica. Sobre todo, porque los procesos son cada vez más automatizados.

Craig Buckley, quien es profesor en dicha Universidad ha explicado que la forma en que se almacenará la energía en este caso es en forma térmica. Así permitirá al sistema de energía solar concentrada (CSP) recibir energía solar de una forma estable. Ya que este sistema está necesitando alguna fuente de almacenamiento de energía solar para su funcionamiento.

Funcionamiento interno de la batería

Las baterías en general pueden almacenar electricidad, pero en este caso, almacenarán calor. Según el profesor Craig Buckley la tecnología que se está desarrollando en esta batería utiliza la energía termoquímica en combinación con un plato en forma de parábola del tipo Stirling. Este tipo de sistema puede proporcionar más de 40 kW. El funcionamiento interno de la batería térmica es a partir de hidruro metálico o carbonato metálico, ambos de alta temperatura. Por tal razón serán el medio para almacenar calor y, por otro lado, los gases o el dióxido de carbono serán almacenados ya que son gases de baja temperatura.

Durante el día usando el plato parabólico Stirling se almacena el calor y en la noche o cuando hay poca intensidad de luz solar se liberan los gases. De esta manera son absorbidos por el metal que está a mayor temperatura formándose un hidruro metálico/ carbonato de metal. Este a su vez produce calor y entonces se aprovecha el calor para la generación de electricidad.

Con información de: https://www.europapress.es/

Recommended For You

About the Author: Ciencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *