Web Analytics

Falla geológica de Estambul se activa peligrosamente

La capital turca tiene unos 15 millones de habitantes. Por lo tanto, los expertos esperan decenas de miles de decesos, decenas de miles de heridos y enormes daños a la propiedad. Los edificios colapsarían, la infraestructura sería seriamente dañada, de acuerdo al pronóstico. Muchos segmentos de la ciudad no están construidos ni preparados para soportar un evento de altas magnitudes. Cuando llegará el desastre no está claro. Todo lo que es seguro es que es inevitable.

La urbe más poblada de Turquía tiene una situación geográfica comprometida, puesto que está situada encima de una de las zonas geológicas más peligrosas e inestables del mundo, la Falla de Anatolia del Norte. En una zona donde se alzan dos puentes que entrelazan la parte asiática con la parte europea dentro de la misma ciudad, se encuentran las placas tectónicas que unen Eurasia con Anatolia. En 2017, un astronauta tomó una imagen de la zona desde su nave en el espacio. Como se ha podido constatar, ahora hay movimiento en el subsuelo. Entre el 24 y el 26 de septiembre de 2019, se midieron dos terremotos de magnitud 4.7 y 5.7 bajo el Mar de Mármara, que también se sintieron en la capital a más de 70 kilómetros. Las autoridades informaron al menos 34 heridos, por suerte no hubo fallecidos. El segundo terremoto fue el más fuerte en la región durante 20 años. Solo para tener una idea de la magnitud de lo que un terremoto podría hacerle a esta ciudad, existe la experiencia del terremoto de 1999 cerca de Estambul, el cual tomó la vida de alrededor de 17,000 personas.

Choque de continentes (imagen de 2017): en el Bósforo, los puentes conectan Europa (abajo) y Asia

Estambul – metrópolis en peligro de extinción

«Estamos observando todo con atención», dijo Marco Bohnhoff del Centro de Investigación de Geociencias de Alemania. Aún no se puede decir si los shocks actuales han hecho más probable el gran terremoto esperado, continuó el experto. También es posible que el riesgo haya disminuido. La falla se extiende unos mil kilómetros desde la parte norte del Mar Egeo, pasando por el Mar Negro, y la parte Este de la región de Anatolia. Teniendo en cuenta fecha tan cercana como unicios del siglo XX, desde entonces han perecido unas 20,000 personas víctimas de sismos de más de 7 grados en la escala de Richter. Se estima que hace unos 250 años no ocurría un sismo tan fuerte en la zona del Mar de Mármara. Como resultado, recientemente se han acumulado tensiones extremas allí.

Solo en julio de 2019, los investigadores del Centro Geomar Helmholtz para la Investigación del Océano en Kiel publicaron un estudio en el que analizaron el límite de la placa bajo el Mar de Mármara con más detalle. Según se demostró, actualmente las placas tectónicas se encuentran unidas, cuando lo normal sería que estuvieran separadas por algunos centímetros. Se calcula que, si esta tensión desaparece, las placas deberían moverse alrededor de cuatro metros de golpe, y como consecuencia, tendría lugar un sismo de una magnitud que podría estar entre 7.1 a 7.4. Pero también sería posible que el voltaje acumulado en varios terremotos pequeños se descargue. Aún así, ningún experto se atreve a predecir cómo ni cuándo las placas se moverán.

Con información de: https://actualidad.rt.com

Recommended For You

About the Author: Nancy Drew

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *