Invento insólito: producir energía masticando chicle

El ser humano es consumidor por naturaleza de grandes cantidades de energía. La necesitamos para vivir, para desarrollarnos en un mundo social e interactivo donde prácticamente casi todo necesita energía para funcionar.

La búsqueda de nuevas fuentes de energía alternativa, por consecuencia, representa el objetivo primordial de muchas de las investigaciones de los científicos, pues como sabemos, gran parte de las fuentes de energía finita que usamos se están agotando.

Dos ingenieros de Montreal, Canadá, lograron obtener energía a través de una correa ajustada en la mandíbula; en pocas palabras, lograron obtener energía masticando chicle.

Si quieres saber más acerca de este invento inusual pero efectivo de producir energía masticando chicle, acompáñanos.

Por sino lo sabías el museo de ciencia de Miami sale del letargo con los científicos de hoy

La física detrás de producir energía masticando chicle

producir energía mascando chicle 1
Masticando chicle

Los ingenieros Aidin Delnavaz y Jeremie Voix, pertenecientes a la École de Technologie Supérieure de Montreal, Canadá, utilizaron para este invento, el principio de funcionamiento del llamado efecto piezoeléctrico. Esto ocurre en determinados objetos (solo materiales piezoeléctricos), que al ser sometidos a tensiones mecánicas (deformación) generan cierto voltaje, pues adquieren una polarización eléctrica que conlleva a una diferencia de potencial y aparición de carga.

Los materiales piezoeléctricos son cristales naturales como el cuarzo, la turmalina, el tantalato de litio y berlinita, que carecen de centro de simetría, por lo que tanto su compresión como cizallamiento provoca disociación de los centros de gravedad de las cargas eléctricas, generando en consecuencia dipolos y cargas de signo opuesto.

Tienes que comenzar a realizar estos asombrosos 5 experimentos fáciles y sorprendentes

Cómo fabricaron el dispositivo para producir energía masticando chicle

producir energía mascando chicle 1
Cómo fabricaron el dispositivo

Los ingenieros comenzaron a buscar cuál sería la fuente de obtención de energía. Midieron el calor generado en el canal auditivo y los movimientos que se generan en la cabeza, pero no era suficiente energía para lo que tenían en mente. Se dieron cuenta más adelante que la mandíbula era el candidato perfecto para el experimento, pues la movemos a diario sin tan siquiera pensarlo y produce una cantidad considerable de energía.

La correa que se insertaría en la mandíbula fue fabricada con un material piezoeléctrico y atada a unas orejeras. El prototipo fue insertado en la mandíbula de uno de los ingenieros (Delnavaz) con el objetivo de que los movimientos realizados con la mandíbula a la hora de masticar chicle se encargaran de la producción de energía. Después de realizar varias pruebas se pudo comprobar que luego de tan solo 60 segundos de masticación se pueden obtener 18 microvatios de electricidad, lo que significarían que en un día se pudieran obtener alrededor de 580 julios o vatio/segundos de energía.

Con 20 de estas correas (aumentando el grosor a 6 mm) se podrían alimentar auriculares inteligentes de 200 microvatios y aun así la correa seguiría siendo cómoda para su utilización. De hecho, en el experimento los ingenieros utilizaron la correa por varias horas y en ningún momento se sintió molestia para hablar o masticar.  La correa no necesariamente tiene que estar muy ajustada; suelta es sumamente efectiva para generar la energía que se está buscando.

Todos estos resultados fueron publicados en la revista científica Smart Materials and Structures, perteneciente a la organización internacional del Instituto de Física.

Mira estos inventos y prácticas más extrañas. Algunos dañan tu salud

Aplicación del invento de producir energía masticando chicle

producir energía mascando chicle
Invento de producir energía masticando chicle

Los científicos expresaron que este invento de producir energía masticando chicle, es un buen candidato para la obtención de energía de manera natural y sana sin tener que usar baterías desechables. 

Esta alternativa naturalista solo es útil, por el momento, para recargar dispositivos pequeños. No será posible cargar el teléfono móvil, sino más bien, los auriculares.

En este sentido, este invento es factible en situaciones en las que las personas estén usando una correa y se pueda conectar un pequeño dispositivo, por ejemplo, un casco. Es por eso que se piensa su empleo en personas que trabajen en maquinaria pesada y tengan que usar casco y auriculares para proteger sus oídos o en aplicaciones militares, donde también se usan cascos y auriculares para la comunicación entre los soldados.

Existen ya compañías interesadas en el innovador invento de producir energía masticando chicle, sobre todo las encargadas de audífonos con tecnología bluetooth. 

Esta inusual pero efectiva forma de obtener energía tal vez sea la solución para cuando estemos lejos de casa sin cargador y se nos agote la batería en los audífonos oyendo música o hablando por teléfono. 

Quién sabe si estaremos en un futuro masticando chicle con un propósito más significativo.

Deja una respuesta