La OMS establece nuevas guías para detectar la carencia de hierro en el embarazo

Puede que muchas personas no sepan lo importante que es este elemento de la naturaleza, en la vida del hombre. Él, aunque se concentra en pequeñas cantidades; se encarga de funciones básicas en el organismo del ser humano. Por ejemplo, una de sus tareas principales, es el transporte de oxígeno de un lado al otro. Además, interviene en el metabolismo muscular, en la fosforilación oxidativa y en la síntesis del ácido desoxirribonucleico.

Es precisamente, debido a su valor, que la carencia de hierro en el embarazo, sobre todo, pero a lo largo de la vida en general; es una de las causas primordiales de la más frecuente deficiencia nutricional, llamada anemia. Esta, tiene un alto índice de afectación, llegando a perjudicar al 33% de las mujeres que no se encuentren en etapa de gestación, al 40% de las mujeres embarazadas y al 42% de los niños.

La anemia, no les ocurre a las personas al azar, para que ella se desarrolle en alguien, debe existir, entre otras causas, un poco consumo de hierro. También puede deberse a un cambio en los requerimientos del organismo. Dado que, si una mujer se encuentra embarazada o un niño en etapa de crecimiento, su cuerpo necesitará más de hierro que en condiciones normales. Lo mismo sucede en el período de menstruación en las féminas.

Alimentarse bien es muy importante, quizá te interese: Alimentación saludable vinculada a un menor riesgo de enfermedad renal

Mujer embarazada en el campo
La anemia, no les ocurre a las personas al azar, para que ella se desarrolle en alguien, debe existir, entre otras causas

Consecuencias de un inadecuado consumo de hierro

Solo escribir de las alteraciones ocasionadas por anemia, se tomaría un artículo entero. Además de esta, la carencia de hierro en el embarazo y en todas las etapas de la vida, no solo ocurren en el orden hematológico. También afectan otras regiones y los diferentes sistemas, ocasionando:

–   Disminución y retraso de la capacidad de realizar trabajo físico y del desarrollo psicomotor voluntario. Efectos que pueden acompañar al niño desde su nacimiento hasta los 5 o 10 años

–   Transformaciones en la maduración del sistema nervioso central, las cuales permanecen aún después de la infancia

–   Cambios de conducta

–   Descenso en la velocidad de conducción, de los sistemas auditivo, visual y sensorial

–   Declive del tono vagal

–   Trastornos en el sistema inmune y disminución de los neutrófilos y su capacidad de luchar contra las bacterias.

–   Alteraciones en las células, tejidos y funciones generales del tubo digestivo

–   Poco movimiento de la vitamina A del hígado

–   Disminución de la termogénesis

–   La carencia de hierro en el embarazo, así como una poca transmisión de este elemento al feto, aumentan la probabilidad de un parto prematuro

–   Bajo peso al nacer y morbilidad perinatal

–   Retardo del crecimiento

Mujer embarazada sosteniendo un ultrasonido frente a su barriga
Si una mujer se encuentra embarazada o un niño en etapa de crecimiento, su cuerpo necesitará más de hierro que en condiciones normales

Mejor prevenir que lamentar

Debido precisamente a todos los efectos negativos que tiene sobre las personas un déficit de hierro, es que se toman medidas para evitarlo. Lo primero y más importante, es procurar por todos los medios; no llegar al extremo de padecer enfermedades, que pongan en riesgo de muerte tu salud.

Pero una vez que el problema sea una realidad, es imprescindible detectar la carencia de hierro en el embarazo y en los niños. Se debe conocer también que este trastorno, en lactantes e infantes menores de 24 meses, puede ocasionar daños irreversibles en el sistema nervioso central, como los presentados anteriormente.

¿Cómo determinar la carencia de hierro?

Una de las formas más eficaces que ha establecido la OMS para determinar el exceso o la disminución de hierro en el organismo de las embarazadas y de todas las personas; es la ferritina. Una proteína que viaja por la sangre en pocas cantidades. Por lo tanto, si desea comprobar la carencia de hierro en el embarazo; la OMS sugiere que se analice la concentración de ferritina en la persona.

Para lo cual, es recomendable que las medidas hechas a tal proteína, sean lo más exactas posibles. Luego, lo correcto es que se analicen en un laboratorio y tras un estudio minucioso, se obtengan los resultados. El paso próximo, es indicarle a la paciente el tratamiento, según la situación anémica en que se halle.

Mamá sosteniendo a su niño recién nacido.
Es imprescindible detectar la carencia de hierro en el embarazo y en los niños

El déficit de hierro: peligro para todas las edades

Es cierto que la carencia de hierro, se ve reflejada, principalmente en etapas de la vida; donde la persona se encuentra en pleno desarrollo. Tal es el caso de los niños, adolescentes y embarazadas. Sin embargo, esto no impide que se manifiesten en otras facetas, como la adultez.

En las personas mayores, un déficit de este elemento, puede provocar efectos similares a los antes vistos. Llegando a causar un descenso en el rendimiento físico de la persona, en el desempeño laboral y, de hecho, en cualquier actividad que se proponga hacer.

Además de este grupo; los habitantes con enfermedades infecciosas, requieren de un mayor consumo de hierro y su defecto, puede ser perjudicial. Ya que, por el contrario, lo más recomendable es que se consuma en cantidades adecuadas, a fin de cumplir con las normas que llevarán tu saluda a un mejoramiento. Haz click aquí para conocer: Comida rápida ¿Qué consecuencias trae un mundo fugaz con alimentos de ese tipo?

El exceso de hierro también es un problema

Sin embargo, no es solo la carencia de hierro lo que perjudica el bienestar de las embarazadas y de la población en general. Un exceso que conduzca a la sobrecarga del elemento y, por consiguiente, a su acumulación en el cuerpo humano; puede causar las siguientes afecciones.

–   Hemocromatosis hereditaria

–   Talasemia

–   Reiteradas transfusiones de sangre

Todas estas, entre otros trastornos vinculados tanto a la absorción como a la regulación de hierro en el organismo; contribuyen al paulatino quebrantamiento de la salud.

Pautas instituidas por la OMS

La mejor forma de evitarse padecer todos los efectos negativos que ocasiona la anemia o la carencia de hierro en el embarazo; es prevenirla. Aunque no imposible curar la enfermedad, una vez adquirida, resulta bastante difícil. Para ello, la OMS ha dictado una serie de medidas. Las que se deben tener en cuenta, a la hora de advertir esta patología y todas las afecciones causadas; ya sea por exceso o defecto principalmente, de hierro.

Por ejemplo, ciertos hábitos alimenticios, deben ser adaptados a la condición de gestante. Las comidas requieren un suplemento de hierro, ya que este elemento le aporta fuerza y contribuye a reponer las pérdidas basales durante el embarazo.

Puede interesarte: Una piel radiante al consumir alimentos llenos de colágeno

Deja un comentario