Masaje relajante de cuerpo entero: cómo hacerlo paso a paso

masaje relajante de cuerpo entero
El objetivo es relajar tanto el cuerpo como la mente

Un masaje relajante de cuerpo entero es la mejor forma de eliminar el estrés y lograr un estado de paz y tranquilidad donde la mente se libere de todo pensamiento negativo y el cuerpo recupere su equilibrio.

Está demostrado que un masaje relajante genera una reacción positiva en el cerebro humano, aumentando el nivel de serotonina y melanina. Estas son dos hormonas que provocan en el ser humano una sensación de bienestar, tranquilidad y descanso.

Además, un masaje relajante alivia los dolores musculares, tanto si son por estrés como por una lesión o esfuerzo. Otro beneficio directo es que estimula el funcionamiento del sistema inmunológico, haciéndonos más resistentes a las infecciones por virus y bacterias.

También es una forma perfecta de dar descanso al cuerpo después de una larga serie de rutinas en el gimnasio o casa, como los ejercicios para eliminar la flacidez de muslos, por ejemplo.

Pero ¿sabes cómo dar un masaje relajante? Pues te lo diremos en pasos sencillos para que lo hagas correctamente.

Tips para dar un masaje relajante

Uno de los secretos del masaje relajante de cuerpo entero es que se debe dar con mucha suavidad, presionando ligeramente siguiendo el contorno de los músculos de forma lenta y repetitiva.

El objetivo es provocar un estiramiento y calentamiento progresivo de los músculos, lo que ayuda a eliminar nudos en las fibras musculares.

Un masaje relajante es ideal para tratar un cuerpo afectado por la ansiedad y el cansancio.

Preparación del masaje relajante

masaje relajante de cuerpo entero
Las esencias y aceites aromáticos son esenciales para este tipo de masaje

El masaje relajante de cuerpo entero debe prepararse con tiempo para que sea más efectivo y aumentar sus efectos positivos.

Escoge una habitación tranquila para realizarlo, con iluminación suave y sin ruidos.

Debes preparar una cama o una alfombra acolchada y cómoda para acostar a quien recibirá el masaje. Recuerda que la limpieza es clave, así que se deben usar ropas limpias y quien dará el masaje debe lavarse las manos con agua tibia.

El masaje relajante requiere la aplicación de aceites para aliviar los dolores musculares y el estrés. Los más recomendables son los aceites de almendras, menta, jengibre, salvia, albahaca, romero y enebro.

Si lo que quieres es inducir a la relajación mental los aceites ideales son los hechos a base de lavanda, jazmín, manzanilla, mejorana y rosa. Los beneficios del aceite de coco en el cabello también pueden aplicarse al cuerpo, si lo deseas.

Pasos para dar un masaje relajante: el cuello 

La espalda es una de las zonas donde se sufre más el estrés y el dolor. Todo masaje relajante de cuerpo entero debe comenzar por la espalda Para ello, la persona puede estar acostada de espaldas o si lo prefiere sentado en un taburete sin espaldar o un cojín en el suelo.

Comienza con masajes lentos desde la base del cuello hacia los hombros, presionando suave pero uniformemente. Repite varias veces hasta que sientas que la temperatura en la zona va aumentando.

Ahora frota desde la base del cuello hasta la nuca, una de las zonas más problemáticas. Utiliza los pulgares de ambas manos y deslízalos hacia arriba y abajo varias veces por la línea central mientras que con los otros dedos de ambas manos repasas los lados del cuello.

Puedes hacer movimientos en círculo con los pulgares para liberar los nudos y tensión en el eje del cuello.

La espalda

Ahora pasaremos a los hombros y parte superior de la espalda en este masaje relajante de cuerpo entero. Empieza presionando y recorriendo en círculos ambos omóplatos, usando todos los dedos de ambos manos.

Sujeta suavemente con tu mano izquierda la parte de adelante del hombro izquierdo y con el talón de la mano derecha presiona el área entre los omóplatos. Mueve de un lado a otro haciendo presión.

Repite esta operación a todo lo largo de la espalda hasta llegar a la zona lumbar. Masajea con movimientos circulares, presionando desde el centro hacia los lados de la columna con la palma y talón de la mano.

Hombros y brazos

Ahora pasaremos a los hombros, comenzando con un suave masaje en cada clavícula para complementar la relajación de los músculos del cuello.

Luego pon las manos sobre ambos hombros y empieza a deslizarlas con presión media hacia la parte superior del brazo hasta llegar al codo. Repite este masaje varias veces hasta sentir que los músculos se han relajado.

Recuerda aplicar cada vez que sea necesario una cantidad del aceite escogido para el masaje relajante de cuerpo entero. Esto ayudará a que tus manos deslicen mejor y que los músculos se calienten y relajen.

Masaje relajante para las piernas

Las piernas son otra zona del cuerpo donde sentimos mucho dolor y cansancio cuando estamos estresados. En este caso, la intención del masaje relajante es estimular la circulación sanguínea y el drenaje linfático.

Los expertos recomiendan hacer esto en las tardes, cuando las piernas suelen estar más cansadas. Para esto coloca a la persona acostada boca arriba con las piernas rectas pero ligeramente levantadas con respecto al cuerpo, usando una almohada o un cojín.

Existen varios aceites con alto poder antiinflamatorio, como el de romero o el de oliva, que son ideales para este masaje.

Pasos a seguir para el masaje de piernas

Rodea con tus manos ambos tobillos y manteniendo una presión moderada frota hacia arriba, hasta llegar a la rodilla.

Repite varias veces hasta sentir que se ablandan los nudos en los músculos gemelos o de las pantorrillas.

Frota hacia atrás y adelante para cubrir también la zona de los lados y atrás de la pierna. Cuando sientas algún nudo rebelde, aplica presión a lo largo del músculo como si buscaras “estirarlo”.

Finaliza este masaje relajante de cuerpo entero colocando compresas de aceite de romero sobre las piernas por unos 15 minutos. Luego sécalas con una toalla o papel absorbente.

Deja un comentario