No beber suficiente agua altera la forma y el rendimiento del cerebro

La deshidratación se produce cuando se pierde más líquidos de los que se están incorporando al cuerpo. Suele acontecer en localizaciones de mucho calor, en las que se suda más de lo normal, o tras efectuar acciones deportivas que requieran de gran empeño y sin reposar lo suficiente. La falta de líquidos puede causar de vértigo o desorientación, encima de obstaculizar el debido funcionamiento de las diferentes áreas de cuerpo. Aunque es especialmente dañina en niños pequeños y personas ancianas, la deshidratación puede aquejar a cualquier ser humano y puede causar mayores daños de los que se piensa.

Una nueva investigación ha examinado cómo afecta la falta de líquidos en el organismo al funcionamiento de la mente. Un grupo del Instituto Tecnológico de Georgia ha empleado escáneres cerebrales y ejercicios sencillos y repetitivos elaborados para evaluar la inteligencia de las respuesta de sujetos que tenían bajos niveles de líquidos en el cuerpo y no se habían rehidratado. La deshidratación hizo que los sujetos de la investigación cometieran más errores y específicas áreas de sus cerebros mostraran cambios representativos. Los participantes del estudio realizaron las ejercicios asignados en tres ambientes distintos: en descanso e hidratados, posteriormente en situaciones de calor extenuante, ejercicio y sudoración mientras bebían agua durante el examen o luego de situaciones de calor prolongado, entrenamiento y sudoración sin beber agua.

Todos los sujetos completaron los ejercicios en lugares con aire acondicionado y con un receso tras la extenuante actividad. Las tareas que tuvieron que realizar consistían en, durante 20 minutos, apretar un botón en cada ocasión que un cuadrado dorado apareciera en una pantalla, pudiendo suceder esto según intervalos definidos  o aleatorios. Se pretendía evadir la multiplicidad cognitiva para que el trabajo neuronal fuese lo más semejante posible a la realidad. Otros trabajos han expresado que este tipo de respuestas neuronales son las que se producen en funciones motoras repetitivas como tareas manuales o militares. La singularidad de estos procederes puede causar faltas de atención que se acentúan en situaciones de acaloramiento, estrés o ausencia de líquidos.

Calor y presión cerebral

Durante el test, cuando los participantes realizaban deporte, sudaban y bebían agua, unos medios en el núcleo de su cerebro que se llenan de líquido, llamados ventrículos, se contraían. Por el contrario, el entrenamiento y la deshidratación provocaban que los ventrículos se expandieran. Las escenas de resonancia magnética revelaron estas disparidades, no obstante el mejor o peor provecho en el desempeño de las tareas no se puede comprender a partir de este desarrollo en el volumen de los ventrículos cerebrales. Sin embargo, durante la deshidratación se observaron otras enervaciones en los centros de activación neuronal, activándose con elevada redundancia las áreas necesarias para llevar a cabo la actividad y otras que no son necesarias.

 Los científicos creen que esto último se debe a una respuesta del estado vivo del cuerpo diciendo “estoy deshidratado”. Mindy Millard-stafford, principal del proyecto, afirma que “incluso estando hidratados, el sofoco y el ejercicio además afectó a los sujetos durante las tareas, aunque en pequeña medida que en estado de deshidratación”. El ensayo aún decidió comprobar los efectos del sobre-hidratación en los sujetos. La hiponatremia o contaminación por líquido se produce cuando el plasma sanguineo queda demasiado diluido y la reunión de sodio en la sangre disminuye demasiado, quedando descompensada frente a una creciente cantidad de agua.

Con informacion de: https://www.muyinteresante.es/

Recommended For You

About the Author: Yoda Yoda

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *