Descubierto el cometa número 4.000 por el observatorio solar SOHO

El Observatorio Solar y Heliosférico (SOHO) ha logrado un hito histórico gracias a un nuevo cometa descubierto, el número 4.000 que este satélite detecta desde su lanzamiento en 1995.

Este nuevo cometa descubierto fue avistado el 15 de junio de 2020 por un científico aficionado que revisaba las últimas imágenes puestas en línea por el satélite de observación solar operado por la NASA y la Agencia Espacial Europea.

El cometa todavía todavía espera una designación oficial de parte del Centro de Planetas Menores, ente adscrito al Observatorio Astrofício Smithsoniano (SAO).

Por ahora es mencionado con el «apodo» de SOHO-4000 y ha pasado a la historia en el área de los descubrimientos de cometas.

Este evento se suma a larga lista de observaciones de cuerpos celestes en nuestro sistema solar, como fue el reciente paso del asteroide 1998-OR2 cerca de la Tierra.

¿En qué consiste el nuevo cometa descubierto SOHO-4000?

La gran mayoría de los descubrimientos de cometas hechos a través de los sensores del SOHO corresponden a un grupo denominado Kreutz o «rasantes del sol».

Estos son cometas cuya órbita los lleva a pasar en algún momento por la atmósfera exterior de nuestra estrella, por lo que caen dentro del área de observación del satélite observatorio SOHO.

En cuanto a sus características, el nuevo cometa descubierto es un un objeto rocoso muy pequeño, entre 5 a 10 metros de diámetro.

De hecho, fue sorprendente que haya sido observado porque su tamaño apenas le permitió destacar lo suficiente al reflejar los rayos del Sol en su camino hacia el punto más cercano con el astro rey.

Importancia del SOHO para los descubrimientos de cometas

Precisamente el hecho de que haya sido descubierto a través del SOHO ratifica la importancia de este observatorio espacial como herramienta para los descubrimientos de cometas.

Recordemos que a diferencia de otros observatorios como el telescopio espacial Hubble, el satélite SOHO fue lanzado exclusivamente para observar al Sol, su corona y todos los cuerpos que caen en su órbita cercana.

La razón es que cometas y otros cuerpos de este tamaño jamás podrían ser observados desde la superficie de la Tierra, ni siquiera usando el telescopio más potente disponible.

Para cubrir esta deficiencia en la observación astronómica, en el año 1995 la Agencia Espacial Europea (ESA) y la Administración Nacional de la Aeronáutica y el Espacio de Estados Unidos (NASA) lanzaron este satélite.

El mismo fue ubicado a solo 1,5 millones de kilómetros del Sol y apunta las 24 horas hacia el astro rey, con una vista que abarca desde su esfera interior hasta su corona y atmósfera exterior.

El Sol no es solo nuestra estrella, sino que su energía hace posible la vida como la conocemos.

Con el avance de la tecnología, nos acercamos incluso a aprovechar la energía solar para sustituir de una vez por toda la dependencia de los combustibles fósiles.

LASCO, instrumento que nos trajo el nuevo cometa descubierto

LASCO, instrumento que nos trajo el nuevo cometa descubierto
Estudiar la física del Sol es la misión del satélite SOHO

Lo interesante del SOHO es que además de ayudarnos a comprender mejor la física de nuestro Sol, también ha sido clave para aumentar los descubrimientos de cometas en los estos 25 años.

En parte, esto se debe a un único instrumento a bordo, el Coronográfo Espectrométrico y de Ángulo Largo (LASCO).

Este instrumento usa un disco sólido para «tapar» la parte brillante del Sol, de forma que los sensores puedan ver claramente la corona y la atmósfera exterior.

Pero al tapar el brillo del cuerpo solar, el LASCO facilita al SOHO captar imágenes de los cometas y cuerpos compuestos por gas y roca que orbitan de manera rasante alrededor de nuestra estrella.

Gracias al instrumento LASCO, la astronomía sumó un nuevo cometa descubierto a su inmensa lista de cometas identificados, 4.000 de los cuales fueron captados por el SOHO.

Un descubridor con muy buen ojo

El nuevo cometa descubierto SOHO-4000 se lo debemos al astrónomo aficionado y geofísico noruego Trygve Prestgard, quien tiene en su haber el descubrimiento de al menos 120 cuerpos celestes alrededor del Sol.

Prestgard, quien ahora vive en Francia, ha colaborado durante 8 años con el Proyecto Sungrazer (rasantes del Sol), analizando los datos del SOHO y del programa STEREO de la NASA.

«Disfruto la sensación de descubrir algo previamente desconocido, ya sea un cometa nuevo o uno olvidado hace tiempo en los archivos», manifestó Prestgard.

El Proyecto Sungrazer es un proyecto financiado por la NASA y operado por científicos amateurs en todo el mundo.

Nació a raíz de los primeros descubrimientos de cometas hechos por SOHO al principio de su misión de observación solar, que como dijimos, no era su objetivo principal.

Combinación especial favoreció el descubrimiento del cometa SOHO-4000

Combinación especial favoreció el descubrimiento del cometa SOHO-4000
Miles de cometas forman parte de nuestro Sistema Solar

Antes que nada, hay que destacar que el cometa número 3.999 y el número 4.000 fueron descubiertos juntos y además antes de lo que muchos esperaban.

Ambos cometas están separados por solo 1,6 millones de kilómetros de distancia uno del otro, lo que es prácticamente nada en términos astronómicos.

Según el coordinador del proyecto Sunglazer, Karl Battams, esta cercanía podría ser señal de que hace apenas unos pocos años ambos cometas eran parte de un solo objeto celeste.

En este caso, descubrimientos de cometas como estos no fueron producto del azar, sino resultado de una combinación de observaciones y mediciones del satélite SOHO y la sonda solar Parker.

La sonda solar Parker, bautizada en honor al físico estadounidense Eugene Parker, fue lanzada el 12 de agosto de 2018 con la misión de analizar la atmósfera solar.

Junio, el mejor mes para encontrar cometas

Empezando el mes de junio la sonda Solar Parker comenzó su quinto «giro» alrededor del Sol, por lo que se decidió aumentar el número de veces que SOHO captaba imágenes a través de su instrumento LASCO.

Además se duplicó el tiempo de exposición de cada imagen captada, lo que permitiría a SOHO detectar objetos más pequeños de lo normal, que luego serían captados con mejor detalle por la sonda Solar Parker.

Durante el mes de junio suelen aumentar los descubrimientos de cometas y otros cuerpos a través del SOHO.

Esto se debe a que durante este mes la Tierra se encuentra en una posición con respecto al Sol que permite «ver mejor» la luz que reflejan los cometas del grupo Kreutz.

De hecho, entre el 1 y el 9 de junio fueron descubiertos 17 cometas.

«Es posible que si duplicásemos el tiempo de exposición nuevamente, veríamos aún más cometas», aseguró el responsable del proyecto Sungrazer.

Deja un comentario