Sistema digestivo. Todo lo que debes saber

Este sistema digestivo comienza en la boca y termina en el ano. Se encuentra constituido por un tubo extenso de aproximadamente; once metros, al cual se le asocian glándulas. La función principal que se le asigna, es convertir a los alimentos en pequeñas partículas aprovechables para nuestro organismo.

¿Qué órganos pertenecen al sistema digestivo?

Solo por la boca, el estómago y el ano, no está compuesto el sistema digestivo. Aunque a veces, es frecuente que estos sean los órganos que más se mencionen. A continuación, se mostrará una verdadera lista de todos las partes de dicho aparato:

Boca:

Este, como todos saben, es el primero y su función es permitir la entrada de los nutrientes.

Esófago:

Es un largo tubo con tres estrechamientos. Permite, a través, de los movimientos peristálticos, llevar la comida hasta el estómago.

El estómago:

Tiene cierto parecido a una bolsa y sus funciones son tres, la mezcla, el almacenamiento y vaciamiento. Además, posee cuatro porciones; el cardias, el fondo, el cuerpo y el píloro.

Intestino Delgado:

Es un tubo alargado, de unos siete metros y medio en los adultos. Se encuentra dispuesto en forma de asas, el estómago se continúa con él a través del duodeno y luego tenemos al yeyuno y al íleon. 

Intestino Grueso:

Por otro lado, este es, aunque más corto, siendo su longitud de un metro y medio, más ancho que el delgado. Su función es transportar todos los desechos, reabsorber el agua y eliminar los sólidos.

Tiene a su vez varias partes, el ciego primeramente, donde encontramos al apéndice vermiforme. Este se continua con el colon ascendente, el transverso, el descendente y al final el sigmoideo. Su última porción, como es obvio, la forma el recto, donde se almacenan las heces hasta que son expulsadas al exterior.

El ano:

Es un órgano externo, controlado por músculos circulares que permiten la relajación del esfínter anal y con esto, el paso de las heces fecales.

Además de los órganos propios del sistema digestivo, existen dos glándulas anexas de gran importancia:

Páncreas: se encuentra retroperitoneal y se relaciona por encima, con el estómago. Entre sus funciones encontramos la liberación de hormonas como la insulina y el glucagón, de gran relevancia en el metabolismo de los alimentos.

Por otro lado, también se encarga de la secreción ecbólica y la hidrolática, en ambas se liberan enzimas capaces de descomponer los glúcidos, ácidos, grasas y proteínas.

Hígado: este, por su parte, tiene numerosas e importantes funciones, entre las principales tenemos la producción de la bilis por la vesícula biliar. Este componente contribuye a la digestión y absorción de las grasas y elimina el exceso de colesterol.

Funciones del sistema digestivo

A pesar de que, en dicho aparato, cada órgano y glándula tiene su propia tarea, a su vez actúa como un todo. La función principal que ejercen es el transporte de sustancias alimenticias, sólidas y líquidas a lo largo de todo el tracto.

Permiten también la descomposición mecánica y química de los nutrientes en el interior del organismo. Luego de que esto haya ocurrido, el cuerpo tomará todo lo que necesite para su satisfacción y desechará el resto.

Diferentes enfermedades del sistema digestivo

Este tipo de afecciones son conocidas como trastornos en la vía gastrointestinal y pueden evolucionar de leves a serias. Las primeras señales que indican un funcionamiento incorrecto de este sistema, presentan síntomas que se especifican a continuación:

  • Sangrado
  • Constipación
  • Incontinencia
  • Diarrea
  • Dolor abdominal
  • Náuseas y vómitos
  • Acidez gástrica
  • Dificultad para tragar
  • Distensión
  • Aumento o disminución del peso

Entre las enfermedades digestivas más comunes tenemos:

  • Cáncer de cualquiera de sus órganos
  • Cálculos biliares, colecistitis y colangitis
  • Síndrome del intestino irritable
  •  Intolerancia a la lactosa.

Afecciones rectales:

  • Fisura anal
  • Hemorroides
  • Proctitis
  • Prolapso rectal

Afecciones esofágicas:

  • Estenosis
  • Esofaguitis
  • Acalasia

Afecciones estomacales:

  • Gastritis
  • Úlceras gástricas

Afecciones hepáticas:

  • Hepatitis de tipo B y C, también la alcohólica y la autoinmunitaria
  • Cirrosis e insuficiencia hepática

Afecciones intestinales:

  • Isquemia intestinal
  • Pólipos
  • Diverticulosis
  • Colitis ulcerativa
  • Síndrome del intestino corto

Medidas para proteger tu sistema digestivo de enfermedades y afecciones

Sistema digestivo

Estómago

Primarias

Reparte la comida que debes ingerir en el día en cinco momentos, desayuno, merienda, almuerzo, merienda y comida. De esta forma evitarás el exceso de alimentos.

Para contribuir a una mejor función del páncreas y una absorción más cómoda de minerales; aumenta el consumo de aceite de oliva.

Entre todas las fibras, la más recomendable es la vegetal, especialmente la insoluble. Esta se encarga de la retención de agua al final del colon y permite que las heces se vuelvan más suaves, lo que contribuye a la defecación

Secundarias

Es importante conocer los grandes beneficios de la ingestión de frutas y vegetales. Ambos constituyen la fuente de antioxidantes más grande de todas y se posicionan como uno de mayores pilares de la dieta. Debido a su aporte de vitaminas, fibra, agua y otros minerales, se recomienda que la cantidad a consumir de cinco porciones por día.

Es indispensable que no se pierda el hábito de tomar leche, ya que, si esto ocurre, llega a extinguirse la enzima lactasa. Contando que la leche constituye una de las formas más básicas de obtener el calcio. Así que, de abandonar esta costumbre, sobrevendrían cambios muy negativos para nuestros huesos.

El agua es un líquido precioso y mínimo, se recomienda que se tomen al día de 1 a 2 litros al día. Esto ayuda a la digestión y advierte de la constipación.

Otras medidas

Están clasificado como alimentos ricos en grasa, algunos como; tocino, quesos curados, huevos, margarita, manteca, natas, embutidos, mantequilla y las vísceras. Estos son veneno para nuestro cuerpo y es correcto evitar consumirlos en grandes cantidades.

Es genial ingerir alimentos al horno, al vapor, hervidos y a la plancha. En todos ellos, se debe evitar el exceso de condimentos, picantes y comida quemada y grasosa.

Todas los refrescos o cualquier tipo de bebidas de gas, deben ser eliminadas de nuestro menú. A pesar de que estas interrumpen la secreción gástrica, también ejercen un efecto rebote que luego, aumenta aún más secreción ácida.

Por supuesto, no podía faltar el ejercicio físico, este, sin duda, mejora todas las áreas de tu vida. Por supuesto, la salud digestiva no es la excepción.

Deja un comentario