Web Analytics

Terapia con células T CAR: revolucionaria pero demasiado cara.

La terapia con células T CAR es un tipo de tratamiento contra el cáncer para los cánceres de la sangre. El tratamiento de infusión única se basa en las células del sistema inmunitario del paciente para combatir el cáncer. Las pruebas iniciales de laboratorio a principios de la década del 2000, seguidas de cientos de ensayos clínicos, demostraron que reclutar soldados celulares clave del sistema inmune puede combatir el cáncer de una manera altamente personalizada. Esta terapia implica la sobrecarga de células T, es solo una de un número creciente de inmunoterapias contra el cáncer que han demostrado cómo los componentes del sistema inmune pueden explotarse de manera beneficiosa.

El organismo que se encarga de regular y aprobar los alimentos y los medicamentos en los EE. UU. (FDA, por sus siglas en inglés) aprobó dos medicamentos de células T CAR: Kymriah (tisaglenlecleucel), un producto de Novartis, recibió luz verde en agosto de 2017, seguido de Yescarta (axicabtagene ciloleucel) en octubre del mismo año. Yescarta fue desarrollado por Kite Pharmaceuticals en California, una división de Gilead Sciences, Inc. Kymriah fue diseñado para tratar la leucemia linfoblástica aguda de células B (ALL-B) en personas de 25 años o menos cuyas neoplasias no respondieron a la terapia previa. Yescarta está dirigido a adultos con cánceres de células B que no respondieron al tratamiento convencional.

La hipérbole ha acompañado la aparición de la terapia con células T CAR, que ha sido aclamada como un tratamiento «milagroso» para el cáncer en algunas noticias debido a las anécdotas dramáticas que esta forma de tratamiento tiene en algunos pacientes, especialmente en los niños. Sin embargo, esta terapia, como cualquier forma de tratamiento contra el cáncer, es extraordinariamente compleja, como lo subrayaron los investigadores en su análisis. Los Dres. Robbie Majzner y Crystal Macknall del Centro Médico de la Universidad de Stanford evaluaron la terapia con células T CAR en base a datos clínicos que se han acumulado hasta la fecha.

Algunos pacientes tienen una respuesta robusta a la terapia infundida; otros sufren recaídas. Algunas formas de cáncer, particularmente los tumores sólidos, no responden tan bien a la terapia CAR T como los cánceres de la sangre, pero los inconvenientes actuales asociados con la terapia con células T CAR pueden no persistir en el futuro, sostienen Majzner y Mackall.

CAR T significa células T receptoras de antígeno quimérico. Es una forma de terapia inmunitaria contra el cáncer que implica reforzar las células T de un paciente que se extraen en una muestra de sangre. Algunos expertos ven el tratamiento CAR T como terapia celular, terapia génica e inmunoterapia, todo en uno. Después de que se extraen las células de un paciente, se preparan en un laboratorio para reconocer y atacar el cáncer a través de un proceso de modificación genética que hace que las células T expresen un receptor en su superficie. El receptor especial se conoce como receptor de antígeno quimérico, o CAR. El receptor de las células está diseñado para unirse a una proteína en las células cancerosas conocida como CD19. Una vez alteradas en el laboratorio, las células T se expanden en un pequeño ejército y luego se vuelven a infundir en el paciente. Algunos médicos se refieren a las células T especialmente armadas como «drogas vivas«, porque luchan contra el cáncer durante todo el día.

Célula cancerosa durante la división celular.

En su evaluación de varios estudios previos, Majzner y Mackall encontraron respuestas completas en 60 a 93 por ciento de los pacientes en varios estudios. Del mismo modo, se ha encontrado una tasa de respuesta completa del 73 por ciento para pacientes pediátricos con B-ALL cuando se les administró una dosis bioactiva. Mientras que esta terapia provoca una alta tasa de respuesta completa en la leucemia linfo-blástica aguda de células B, o B-ALL, el par de científicos descubrió en su análisis que la evaluación de seguimiento a largo plazo de los pacientes «ha revelado altas tasas de recaída que limitan en general el éxito».

En el cáncer conocido como linfoma de células grandes B, el tratamiento con células T induce tasas de respuesta completa más bajas, pero las recaídas son raras, lo que resulta en tasas similares de control de la enfermedad a largo plazo como B-ALL, dicen los médicos. La terapia con células T CAR, también conocida simplemente como CAR T, fue iniciada por los científicos médicos Isabelle Rivière, Michel Sadelain y Renier Brentjens del Centro de Cáncer Memorial Sloan Kettering en la ciudad de Nueva York. Tanto niños como adultos, como señalaron Majzner y Mackall, han tenido tasas de remisión sólidas en ensayos clínicos sin la necesidad de tratamiento adicional. Dicho esto, los costos siguen siendo una preocupación para Kymriah y Yescarta. Ambos tratamientos son caros. Kymriah corre alrededor de $ 475,000 para la infusión individual; Yescarta cuesta alrededor de $ 373,000.

Con información de: https://actualidad.rt.com

Recommended For You

About the Author: Nancy Drew

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *