Top 7 enfermedades más comunes en las mujeres

Se da por sentado que las mujeres viven más tiempo que los hombres, pero lo que no sabías es que hay algunas enfermedades más comunes en ellas que en sus contrapartes masculinas.

Estas enfermedades cotidianas en las mujeres pueden presentarse por varias razones, pero la mayoría se relaciona con la forma en que su cuerpo funciona y reacciona ante el medio ambiente y la edad.

Algunas de estas dolencias se relacionan con las características específicas de su aparato reproductor, sistema hormonal y a leves diferencias a nivel de huesos y músculos con respecto al hombre.

En otros casos, las enfermedades femeninas más comunes pueden tener un origen relacionado con el medio ambiente en que han crecido durante su vida, factores emocionales o calidad de vida.

Diferencias orgánicas entre hombres y mujeres

Antes de hablar de las enfermedades más comunes en las mujeres, señalaremos algunas diferencias físicas que estas tienen con respecto al hombre y que pueden influir en ellas.

Más allá de tener un aparato reproductor diferente, la mujer tiene menos masa muscular pero a la vez tiende a acumular más grasa en su cuerpo.

También tiene una mayor variación en la producción de hormonas en su organismo durante el mes, relacionada directamente con el ciclo de su menstruación y ovulación.

Además, sus huesos son más ligeros y menos gruesos, pero sus articulaciones y músculos pueden ser muchísimo flexibles que los masculinos.

Otra diferencia está en su piel que es menos velluda y más delgada que la piel del hombre.

Algo interesante es que los requerimientos nutricionales son diferentes para ambos sexos y de hecho, hay vitaminas que benefician a las mujeres y deben estar presentes en su dieta diaria.

Enfermedades cardiovasculares: un corazón grande pero delicado

Enfermedades cardiovasculares entre las enfermedades más comunes
Las mujeres sufren más enfermedades cardíacas que los hombres

Aunque hombres y mujeres pueden sufrir del corazón y sistema circulatorio, las mujeres son más propensas a desarrollar enfermedades de este tipo.

Algunos factores de riesgo aumentan la incidencia y gravedad de estas enfermedades en las mujeres como el tabaquismo, diabetes, obesidad y sedentarismo.

En la mujer las enfermedades cardiovasculares pueden aumentar su incidencia tras la menopausia o como consecuencia de problemas en el embarazo.

El estrés asociado al medioambiente laboral, familiar o social dan lugar a una mayor frecuencia de problemas de tensión entre las mujeres que entre los hombres.

La mejor forma de prevenir las enfermedades cardiovasculares es mantener hábitos saludables desde joven y evitar todas las conductas que pueden dañar el corazón.

Cáncer de mama, la mayor de las enfermedades más comunes

Aunque los hombres también pueden sufrir cáncer de pecho, el cáncer de mama está entre las principales enfermedades cotidianas en las mujeres, y por mucho.

En los países avanzados se calcula que 1 de cada 8 mujeres puede desarrollar cáncer de mama en algún momento de su vida.

Se considera que los factores hormonales inciden mucho en que esta sea una de las enfermedades más comunes en las mujeres.

Pero también influye la predisposición genética familiar, el consumo de hormonas en la menopausia y el uso de pastillas anticonceptivas por largo período de tiempo.

Detectado a tiempo el cáncer de mama se trata con radioterapia o quimioterapia y en casos avanzados puede procederse a la extirpación del seno, o mastectomía.

Enfermedades comunes de las mujeres: el cáncer de cuello uterino

Este es el segundo tipo de cáncer que más afecta a las mujeres y en la mayoría de casos se relaciona con la presencia del Virus del Papiloma Humano (VPH).

El VPH no tratado a tiempo provoca una irritación de los tejidos del cuello uterino y una proliferación de células precancerosas en esta zona.

Al igual que otros tipos de cáncer hay buenas probabilidades de sobrevivencia si se trata a tiempo ya sea con radioterapia, quimioterapia o cirugía.

En este último caso puede extirparse solo la parte afectada del cuello uterino, mientras que en otros casos avanzados puede ser necesario extirpar el cuello completo o todo el útero.

Los quistes de ovario

Al igual que el útero y el cuello uterino, los ovarios son órganos muy vulnerables a problemas físicos, y la aparición de quistes es la dolencia más frecuente.

Estas son bolsas o bolitas de líquido que se forman en la superficie o dentro de los tejidos del ovario.

Está entre las enfermedades comunes entre adolescentes y jóvenes en edad reproductiva y algunos estudios señalan una relación directa con el consumo de aves y carnes procesadas con hormonas.

Aunque la mayoría de las veces no provocan molestias, pueden llegar a crecer en exceso o romperse, provocando dolores y hemorragias.

Como todo problema en los órganos reproductivos, no se deben menospreciar los peligros de los quistes de ovarios y es mejor mantenerlos bajo vigilancia médica.

En todo caso, la solución más común es una cirugía de emergencia para cerrar la hemorragia o para remover los quistes que representen un riesgo.

Las infecciones del tracto urinario, un problema frecuente

La menor longitud y la cercanía de la uretra femenina a la entrada de la vagina y al ano la hace más proclive al ingreso de agentes bacteriales hacia el tracto urinario.

También prácticas sanitarias indebidas, como aguantar mucho tiempo las ganas de orinar o la falta de higiene íntima, aumentan la frecuencia de las infecciones urinarias en las mujeres.

El contacto con productos espermicidas en condones también puede irritar la mucosa vaginal y aumentar el riesgo de aparición de una infección.

Durante la juventud las mujeres sufren infecciones urinarias mucho más frecuentemente que el hombre, en una proporción de 50 casos femeninos por cada caso masculino.

A partir de la menopausia y con el paso de la edad, las estadísticas entre ambos sexos se nivel considerablemente.

Por lo general este problema se resuelve con tratamientos  a base de antibióticos.

Depresión, una de las enfermedades cotidianas en las mujeres

Depresión, una de las enfermedades cotidianas en las mujeres
Las mujeres duplican a los hombres en las estadísticas de depresión

La depresión es una de las enfermedades comunes en las mujeres y puede manifestarse a cualquier edad.

En promedio, las mujeres duplican a los hombres en los casos de depresión en países como Estados Unidos, China y Europa.

Diversos estudios señalan que esta predisposición se acentúa por los cambios hormonales a lo largo de la adolescencia, la adultez, el embarazo y la menopausia.

A esto se suma la depresión post-parto, que afecta a las mujeres que acaban de dar a luz.

La mayoría de tratamientos consisten en terapia psicológica combinada con medicamentos antidepresivos.

También hay cosas que no se deben hacer para mantener la salud mental tas prácticas de salud mental ayudarán a las mujeres a evitar esta condición o sobrellevarla mejor.

Osteoporosis, el problema de los huesos fŕagiles

Finalmente, la osteoporosis es la séptima de las enfermedades más comunes en las mujeres, según las estadísticas mundiales.

Se trata de una pérdida progresiva y continua del calcio de los huesos, que los hace porosos y proclives a fracturarse.

Las causas de esta descalcificación pueden variar de una mujer a otra, pero en la mayoría de los casos se manifiesta a partir de la menopausia.

Además las adultas mayores de ascendencia asiática parecen ser más proclives a esta enfermedad.

Sin embargo, diversos estudios señalan que esto obedece a que en la mayoría de países asiáticos el consumo de leche entre la población era muy bajo hasta hace apenas unos 20 años.

Por tal razón, la mejor forma de enfrentar la osteoporosis es previniéndola con una dieta rica en calcio y bastante ejercicio.

Deja un comentario