Banff, un verdadero paraíso de Canadá

Si planeas tomar unas vacaciones en Canadá y realmente quieres conocer sus lugares más hermosos, no puedes dejar de visitar Banff, un parque natural que asombra por su belleza.

La pandemia de Covid-19 afectó el turismo en Madrid y Barcelona, al igual que en muchas ciudades europeas.

Antes de la pandemia de Covid-19, los viajes a Canadá por parte de turistas europeos y asiáticos se habían incrementado a una tasa del 18% anual desde el año 2014.

Ahora el gobierno y empresas de Canadá esperan recuperar este auge con una gran campaña de promoción de sus sitios emblemáticos, como el Parque Banff.

Esto ha motivado a muchos a visitar Banff, que es presentada como un parque natural de impresionante belleza ubicado en la provincia de Alberta.

Al visitar Banff creerás que estás ante un pasaje idílico suizo, pero en este caso con montañas, valles y lagos mucho más grandes.

De hecho, en Canadá todo es más grande a lo acostumbrado en Europa. Sus ciudades, autopistas, zonas rurales y espacios naturales parecen gigantes a los ojos de un europeo.

Esto quizás se relaciona con el hecho de que Canadá tiene casi 10 millones de kilómetros cuadrados de territorio, terreno de sobra para que la Naturaleza se desborde.

El Parque Banff, el más antiguo de Canadá

El Parque Banff, el más antiguo de Canadá
El parque Banff se ubica al pie de las montañas Rocallosas

El Parque Nacional Banff se ubica al pie de las Montañas Rocallosas y fue creado por ley del gobierno canadiense en 1885.

Esto lo convierte en el más antiguo Parque Nacional de Canadá.

Se ubica al pie de las Montañas Rocosas en la Provincia de Alberta, a unos 180 kilómetros al oeste de Calgary, la mayor ciudad de esta región.

Abarca un total de 6.641 kilómetros cuadrados en los que podemos encontrar varios glaciares y campos de hielo, así como extensos bosques de pino y varios lagos.

La belleza del Parque Banff es impresionante y muchos visitantes lo describen simplemente como “un paraíso terrenal”.

El Parque Banf no es una formación aislado sino uno de los cuatro parques nacionales y tres provinciales que conforman los Parques de las Montañas Rocosas Canadienses.

Este conjunto de parques fue declarado en 1984 Patrimonio Natural de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, Ciencia y la Cultura (Unesco).

El pueblo que da su nombre a este parque

El pequeño pueblo de Banff es el que le da nombre a este parque y gracias al atractivo de sus cascadas, montañas y lagos es epicentro de una gran industria turística.

Sin embargo, se trata de un pueblo cuya expansión está prácticamente frenada por las estrictas leyes de protección del Medio Ambiente de Canadá.

Estas leyes enfatizan la protección de la flora y fauna por encima de cualquier beneficio económico, algo muy diferente a lo que se ve hoy en día en el resto del llamado “Primer Mundo”.

Al planear viajes a Canadá para visitar el Parque Banff, se debe tomar en cuenta que hay que arribar primero a Calgary y de allí dirigirse al pueblo de Banff para buscar hospedaje.

Un hotel en las alturas del Parque Banff

En las afueras del pueblo se encuentra el hotel Fairmont Banff Springs, que es popularmente llamado “Castillo de las Rocas”.

Este hotel fue construido en 1888 por la empresa Ferrocarril Canadiense del Pacífico (Canadian Pacific Railway) y se ubica en un saliente rocoso a una altura de 1.414 metros sobre el nivel del mar.

En su momento fue uno de los primeros grandes “hoteles de ferrocarril” de Canadá, que tenían por función alojar a viajeros de este sistema de transporte por todo el país.

Viajar a Canadá: la oportunidad de hacer “turismo ecológico”

Viajar a Canadá: la oportunidad de hacer "turismo ecológico"
El senderismo es una de las actividades más populares en Banff

Como dijimos, Banff es antes que nada un parque natural y por lo tanto toda actividad humana estará limitada por las leyes de protección ambiental de Canadá.

Pero esto ha servido para fomentar el llamado turismo ecológico, en el que 5 millones de viajeros llegan cada año a Banff para vivir una experiencia diferente.

En las montañas que forman parte del parque Banff se pueden realizar caminatas por empinados senderos, que llevan a miradores naturales con excelente vista hacia los valles y lagos de la zona.

Estos puntos ofrecen también una impresionante vista a las montañas más altas del parque, que suelen ser el “leitmotiv” de muchos fotógrafos aficionados.

No puedes visitar Banff sin aprovechar para hacer ciclismo de montaña y trekking, mientras que en invierno puedes realizar sky sobre nieve y patinaje sobre hielo.

Visitar Banff y disfrutar sus aguas termales

Algo que pocos saben es que fue gracias a sus fuentes de aguas termales que esta zona terminó convirtiéndose en parque nacional.

Por supuesto, al ser una zona montañosa donde existen antiguos volcanes y fallas geológicas, no podían faltar las fuentes de aguas termales.

No puedes visitar Banff sin pasar un día en las aguas termales Upper Hot Springs, una de las grandes atracciones de la región desde su descubrimiento en 1884.

Sus aguas provienen de cuevas de azufre y son ricas en sales minerales que arrastran desde lo más profundo del subsuelo.

Si no fuera por estas fuentes, probablemente una buena parte de esta magnífica zona habría quedado fuera del primer parque nacional de Canadá.

¿Qué gastronomía puedo encontrar en el Parque Banff?

La gastronomía es otro atractivo del Parque Banff y los visitantes suelen alabar el sabor de los platos que allí se ofrecen, en su mayoría obtenidos de la caza y pesca local.

Destaca la abundancia de oferta de platillos a base de carne de venado, bisonte y alce, así como la famosa “carne de Alberta”, una de las mejores del mundo en calidad.

También encontrarás abundantes platillos a base de mariscos y pescado fresco, así como una oferta más genérica de pastas, pizzas  y comida internacional.

Incluso puedes encontrar varios lugares de comida vegetariana, con platos de todo el mundo.

Un lugar lleno de energía creativa

Mientras que sitios como el Museo de Ciencias de Miami buscan atraer público con novedosas exposiciones científicas, en el caso de Banff tienen un arma bajo la manga para estos tiempos de pandemia.

Muchos de los viajes a Canadá son de personas atraídas por la energía creativa que encontrarán en Banff, cuyo centro cultural Banff Center es considerado un templo del arte.

En cualquier lugar del año es posible encontrar allí a algún músico, fotógrafo, escultor o pintor de renombre que ha venido a buscar inspiración en los bellos paisajes de la zona.

De hecho, estos artistas se alojan en “residencias” especialmente apartadas para ellos, por lo que el ambiente siempre está lleno de mucha energía creativa.

En resumen, el Parque Nacional Banff es sin duda uno de los lugares a considerar a la hora de planificar unas vacaciones diferentes. ¡No quedarás decepcionado!

Deja una respuesta