5 tipos de champú casero natural paso a paso

Hacer tu propio champú casero natural es una excelente forma de desintoxicar tu cabello de los químicos de los productos comerciales.

De hecho, hay muchas razones para dejar de usar tu champú comercial y pasarte a uno elaborado en casa con los materiales que tengas a mano y las esencias que más te gusten.

Además, al preparar tu propio champú casero natural podrás escoger qué tipo de efecto tendrá, si será solo para lavarlo o también tendrá efectos acondicionadores. Incluso puedes preparar un champú para cabello y cuerpo con el olor que más te agrade.

Aunque preparar un champú natural es algo sencillo, hemos decido ayudarte con cinco fórmulas de champú casero natural que puedes hacer rápidamente y a bajo costo en tu propia casa.

Elabora una fórmula para uso diario

champú casero natural
El bicarbonato es ideal para un champú de uso diario

El bicarbonato es uno de los elementos más usados para elaborar champús caseros por su potente efecto limpiador de la piel y cabello, sus cualidades bactericidas y su capacidad para nivelar la acidez.

Para hacer un champú ligero que puedas usar a diario, solo necesitas     2 cucharadas de bicarbonato, 1 cucharada de lavanda fresca, 2 tazas grandes de agua y 2 cucharadas de saponaria en polvo

Pon a hervir el agua y cuando alcance el punto de ebullición añade la saponaria en polvo y remueve bien mientras le añades el bicarbonato de socio y la lavanda.

Deja todo a fuego lento por 15 minutos y luego cuela la mezcla con un colador fino y déjala enfriar en un bol destapado por 12 horas para que repose. Luego trasvasa este champú casero natural a una botella.

También puedes combinar este champú con uno de los 15 remedios caseros contra la caspa y eliminar este problema para siempre.

Champú casero para cabello dañado

Un champú natural puede ayudarte con tu cabello seco y dañado

Si necesitas hacer champú para un cabello seco y dañado, el secreto es usar leche de coco natural, un elemento que ayudará a equilibrar los aceites naturales en tu cabello y le devolverá brillo y suavidad.

Así como ya conocíamos los beneficios del aceite de coco, ahora aprovecharemos las virtudes de su leche combinada con un jabón líquido neutro que puedes conseguir en cualquier farmacia o comercio y un aceite esencial de tu gusto.

Mezcla un cuarto de taza de leche de coco con un cuarto de taza de jabón de Castilla y agrega 20 gotas del aceite esencial que prefieras. Este aceite puede ser de lavanda, romero, menta, naranja o incluso una combinación de dos de ellos.

Trasvasa la mezcla a una botella de champú vacía que tengas por allí. Si quieres usar un dispensador de espuma deberás añadir un cuarto de taza de agua destilada para hacer la mezcla más liviana.

La porción a usar en cada lavado es aproximadamente una cucharada y puedes guardar este champú casero natural en tu baño por unos 30 días.

Atiende tu cabello con hierbas naturales

hacer champú
Con esencias de hierbas puedes obtener infinitos aromas

Esta fórmula te ayudará a elaborar un champú casero a base de hierbas aromáticas, que además de nutrir tu cabello y cuero cabelludo con minerales y vitaminas esenciales, le dejará un delicioso aroma.

Para hacer champú herbal debes mezclar 20 gotas de aceite esencial de lavanda, romero o tomillo con 10 centímetros cúbicos de vinagre de manzana y 250 centímetros cúbicos de jabón líquido neutro.

El ácido acético del vinagre de manzana no solo tiene poderosos efectos anticaspa, sino también equilibra el nivel de acidez de tu cuero cabelludo y neutraliza los efectos del exceso de grasa, causante de la picazón y la descamación.

Haz tu champú para cabello y cuerpo

Una de las ventajas de elaborar tu champú casero natural es que también puedes combinar ingredientes que le permitirán cumplir más funciones que la de limpiar tu cabello.

En este caso, puedes fabricar un champú que también sirva para bañar tu cuerpo y dejar tu piel fresca.

La fórmula es muy sencilla. Mezcla media taza de leche de coco con 20 gotas de aceite esencial de lavanda y un cuarto de jabón de Castilla. Pasa todo a una botella y úsalo en un lapso no mayor a 30 días.

Este champú es tan suave que podrás usarlo todos los días para lavar tu cabello y cuerpo a la vez.

Elimina el exceso de grasa con un champú seco

Uno de los problemas que enfrentan muchas personas al cambiar de un producto comercial a un champú casero natural es que su cabello parece acumular grasa más rápido.

Esto se debe a que los champús caseros no poseen sulfatos que frenen la producción de aceites en los folículos pilosos. Aunque esto los hace menos agresivos, también les resta “eficiencia” según algunas personas que quieren sentir su pelo totalmente libre de grasa.

En todo caso, después de unas semanas usando champú casero natural, el cuero cabelludo empezará a producir menos aceites y sentirás que la limpieza es cada vez más profunda y duradera.

Mientras tanto, puedes resolver el tema de la grasa con un champú seco elaborado con una mezcla de 100 gramos de almidón de maíz y 20 gramos de cacao en polvo.

Aplica esta mezcla en tu cabello con un pincel de maquillaje y verás cómo esta absorbe el exceso de grasa. Deja actuar por 15 minutos y enjuaga con agua fresca.

Deja un comentario