Arkoi la isla remota en Grecia. Una opción excelente para vacacionar

Tasos Melianos vive en la tierra de su familia. El pastor de 45 años no tiene ganas de vivir en otro lugar, aunque su pareja dejó Arkoi porque no podía soportar los inviernos. A la luz de la tarde en la cumbre de Arkoi la isla remota en Grecia, explicó: «Me encanta mi trabajo, los animales y la tierra». Mientras contemplaba el panorama vertiginoso de un mar sereno roto solo por las cimas que emergen como criaturas prehistóricas, se puede entender por qué se queda.

Los días en Arkoi están marcados por el sonido melódico de las campanas que bajan de las colinas mientras los cabreros se alimentan al amanecer y al atardecer. El pastoreo es una de las tres únicas formas, junto con la pesca y el turismo, de que los residentes sobreviven económicamente en esta pequeña isla de menos de 7 km2 de tierra.

Arkoi la isla remota en Grecia
Tasos Melianos, residente de Arkoi, no desea vivir en otra parte

Sitios históricos de interés

Si bien el turismo es importante para la economía de Arkoi, se limita al atraque de yates durante algunas noches en el pequeño puerto deportivo de la isla en el puerto protegido de Augusta, junto a la plaza pública. Con unas 30 habitaciones disponibles para alquilar. Los sitios históricos de interés son una prisión militar italiana en descomposición construida durante el gobierno fascista de Mussolini. Aislada en la árida tierra de nadie de la mitad norte de la isla, y la espectacular cueva Votsi, a una hora de caminata desde el puerto, donde los isleños se refugiaron del bombardeo alemán en 1943.

Arkoi la isla remota
Gran parte del turismo de Arkoi se limita al atraque de yates durante algunas noches en su pequeño puerto deportivo

Los restaurantes son pocos, pero vale la pena visitarlos. Por ejemplo, Taverna Nikolas, propiedad de Nikolas Kavouras, donde podrá degustar una ensalada de verduras silvestres de temporada cubierta con el queso xynomizithra suave y recién hecho del pastor y alcaparras rellenas recogidas a principios de la primavera en los acantilados de la isla por el padre de Kavouras y conservadas en agua salada por su madre, María, que gobierna en la cocina.

Es hermosa antes de que sople el viento

Nikolas ofreció una perspectiva local de la vida en la isla; «Ahora es hermoso y tienes compañía. Pero cuando todo está cerrado, el viento comienza a soplar desde el sur, hay tormentas eléctricas durante una semana, no hay botes, no hay médicos, no hay cigarrillos ni Internet y los teléfonos se caen; entonces es otra cosa», dijo Kavouras. Quien ahora pasa el invierno con su esposa e hijos en Polonia. Muchas familias operan negocios durante la temporada turística, pero abandonan la isla al final del verano. Lo hacen principalmente para ir a islas más pobladas como la vecina Patmos, un viaje en barco de aproximadamente 30 minutos. Donde casi todos los habitantes de Arkoi tienen parientes y hay más empleos y mejores instalaciones educativas.

Arkoi la isla remota en Grecia
Maestra con el único estudiante de la isla Arkoi

Por el momento la escuela de Arkoi tiene solo un estudiante, Christos Kamposos, de 10 años, el menor de cinco hermanos. «Las mujeres vienen en verano, pero no quieren quedarse aquí para vivir y criar familias»; dijo la maestra de escuela Maria Tsialera. «No puedo creer que en 2019 no haya un médico o medicamentos en este lugar».

La población de Arkoi durante todo el año ha disminuido a casi la mitad desde 2001. Los únicos residentes permanentes menores de 40 años son los hermanos Kamposos y su prima María, de 20 años. Maria Hatzí, quien planea mudarse a la isla de Leros una vez que ella se case con su prometido pescador. «Esto es como una tierra que pertenece a otra dimensión», dijo Tsialera. «La vida aquí es tan hermosa y pura, es un buen lugar para crecer pero, ¿cómo se les enseña a estos niños a lidiar con el mundo fuera de la isla?».

El atractivo de la isla

Para muchos, el atractivo de Arkoi radica precisamente en su sensación de lejanía y su absoluta falta de urgencia para hacer cualquier cosa. Prácticamente no hay vehículos de motor en la isla, con solo un par de caminos para andar. Sobre todo, en Arkoi la isla remota en Grecia, hay un sentido de comunidad que falta en la mayoría de los lugares urbanizados.

Geográficamente separados del resto del mundo, aislados por el mar y las inclemencias del tiempo; los isleños tienen que depender unos de otros y de los recursos disponibles. Todos conocen a todos. De hecho, la población es como una gran familia extendida, aunque no está de más que todos sean al menos primos lejanos; las personas se identifican por sus apodos. Ya que muchos comparten los mismos apellidos.

Isla remota en grecia
Tres hombres en la isla

Todos juegan un papel esencial, o cuatro. Tome Lefteris «Katsavidis» (Destornillador) Iliou, el manitas de Arkoi la isla remota en Grecia, que tiene un taller totalmente equipado con herramientas para cada propósito posible; alquila habitaciones, ofrece excursiones en barco y opera el generador de electricidad. Por mucho que hablen de las dificultades de la vida aquí, es evidente que los isleños sienten orgullo por el lugar.

Queda por ver si Arkoi se desarrolla para ofrecer más oportunidades para los locales y se mantiene económicamente en el futuro. Por ahora, sin embargo, parece que el aislamiento que ha obstaculizado su crecimiento la ha salvado del destino de otras islas griegas más populares; que han sido arruinadas por el turismo. Y para muchos isleños, los beneficios de vivir aquí superan con creces las dificultades.

1 Comment

Deja un comentario