El Papa se une por vídeo a oración de fieles italianos

Ante una pandemia que se extiende como una manta sobre Italia y sobre el mundo, son pocas las esperanzas que van quedando en pie. La ciencia se nota incapaz de ponerle fin esta situación y cada día, las personas muertas dejan un lugar vacío en una familia y en cientos de corazones. Esto fue uno de los motivos por los que el papa se une en oración con fieles italianos.

En el alma de todos los que padecen la enfermedad y en la del pueblo entero, que espera fervientemente que algún día, más pronto que tarde, finalice esta pesadilla, hace mella el dolor. Cuando pareciera que no hay alternativa alguna y que los acontecimientos se escapan de las manos de la ciencia, las personas parecen recordar, que Dios, sigue ahí.

La oración del Papa se une a la del pueblo

La Conferencia Episcopal Italiana, exhortó al pueblo a un solemne momento dedicado a rogar por el país. De esta forma, se les pidió la cooperación a todas las familias y creyentes de cualquier religión, a dedicar unos minutos para rezar el Rosario (Misterios de la luz). Cada persona, desde sus hogares, accedió a esta invitación, uniéndose una gran multitud a las nueve de la noche en punto, en una simbólica oración.

En esta imagen, tomada de un video, el papa Francisco saluda a la multitud vestido de blanco y sonriendo
Motivos por los que el papa se une en oración con fieles italianos

Además de esto, como muestra de solidaridad y apoyo al pueblo italiano. Solemnidad de San José, Custodio de la Sagrada Familia, el Papa Francisco, se unió a todos, a la misma hora para acompañar los rezos y las súplicas. Siendo esta la única salida que, ante la inminente situación desbrozadora, tenemos por delante.

A través de un video-mensaje, el Obispo estimula e impulsa al pueblo a no perder las fuerzas, ni dejarse intimidar por los eventos acontecidos y los por venir. Resaltando, que nuestro deber es preservar la firmeza y la decisión, a fin de defender lo que tiene un verdadero valor.  

La oración del Papa Francisco junto a la Conferencia Episcopal, constituye un símbolo y una muestra de unidad, que ha tenido en cuenta brindarle al pueblo. El obispo reconoce que la situación que atraviesa el país y el mundo entero, a causa de esta pandemia, es algo que jamás se ha visto. Y es precisamente por eso, que ante todo, se deben conservar la fe y la esperanza en Dios. Aunque la luz al final del túnel, parece no existir, es crucial mantenernos apoyándonos y exhortándonos unos a otros, juntos en paz y en oración.

Lejos en cuerpo pero juntos en espíritu

Es probable que el aislamiento y la cuarentena hayan alejado a las personas. Las comunidades hoy día, se forman por grupos separados de familias y la unidad parece menguar. Sin embargo, este también constituye un tiempo de prueba, aunque apartada, ninguna familia está sola.

Si cada gente se vuelca en una reconfortante y abarcadora oración, se abrirá la ventana de los cielos y se derramará bendiciones en abundancia. Todos los seguidores de Dios, conocen los beneficios de interceder delante de él. Pueden, de igual manera, testificar de su amor, su misericordia y su poder. Si es casi imposible en la actualidad, juntarse físicamente, el pueblo de Dios puede orar unido, a través de las redes sociales y sobre todo, a través del espíritu.

Todas y cada una de las campanas de la ciudad de Roma, sonaron al unísono, justo quince minutos antes de la oración en grupo. Para esto, se les exhortó a los italianos a colocar, como especie de un símbolo, una sábana blanca en sus ventanas y balcones.

El papa Francisco ora durante la misa de Nochebuena vestido de blanco con sus manos entrelazadas sobre un púlpito
Esto como muestra de solidaridad y apoyo al pueblo italiano

La oración del Papa: El Rosario

El obispo se encargó de recordarle a la gente el valor de la familia y de la unidad. Sus recomendaciones fueron que estos acontecimientos sirvieran para fortalecer el hogar y formarnos como un solo pueblo, con mismos intereses.

La oración del Papa junto al pueblo conmovió al mundo entero. Francisco, también tuvo la oportunidad de aclarar que el rezo del Rosario, es aquel perteneciente a los sencillos de corazón y los hombres santos que acompañados de María, observan a Jesús. Él relata que necesitamos de Dios y de su gracia, para recibir consuelo y encontrarnos arrullados por sus brazos de amor.

La oración del Papa, fue un despertar a la urgencia, de ahora, más que siempre, ser un pueblo solidario. De constituir un ejemplo de piedad, amor, entereza y misericordia, y a medida que las paredes de los hogares se encojan, se vayan ensanchando los corazones, a fin de recibir a todo el que lo necesite.

El papa en una iglesia predicando a los feligreses
Francisco exhorta a todos a elevar otra oración a este santo

Miles de personas siguieron bien de cerca a través de Facebook y otras redes sociales la oración del Papa: El Rosario. Llegando a casi medio millón de comentarios y más de 20 mil reacciones. Además, fue transmitido por Tv2000 para todo el país de Italia, donde se alcanzó un 12,8% de audiencia.

La oración del Papa a San José

Sin olvidar al carpintero de Nazaret, Francisco exhorta a todos a elevar otra oración a este santo, Custodio de la Sagrada Familia y de todas.

El obispo aclaró que el esposo de María, de igual forma, pudo sufrir en carne propia el dolor; la pena y la incertidumbre de lo que sería el día de mañana. Sin embargo, así como él también lo hizo, debemos nosotros confiar en la voluntad del soberano Dios.

Otorgándole las riendas de nuestra vida y encomendando a él,nuestro camino y nuestra suerte.

En la súplica hecha por el Papa a San José, este le pedía encarecidamente al santo, varias cosas:

–       Protección para toda Italia

–       Caridad y misericordia para todos los encargados de los bienes comunes, responsables de tantas personas necesitadas.

–       Sabiduría para aquellas personas, dígase, médicos, enfermeros, estudiosos y científicos. Los que se esfuerzan a diario por atender a cada uno de los enfermos. Acosta de su propia vida y a la vez, buscar una posible cura que le ponga fin a esta pandemia.

–       Bendición para la iglesia y sus líderes, que esta pueda transformarse en un manantial de paz.

–       Pide también, que los hogares logren mantenerse en una armonía constante para la familia, donde reine la comprensión y no el temor.

–   Y por último, protección para los ancianos que viven solos, alejar cualquier estado de desesperación, de sus mentes y corazones.

Deja un comentario