China ha vencido al covid-19 y cierra hospitales temporales

China ha vencido contra el coronavirus y lanzó un grito de victoria ante la devastadora pandemia que ha acabado con la vida de millones de personas en los últimos meses. Muchas han sido las oraciones de apoyo dedicadas desde el comienzo a esos hombres y mujeres asiáticos, que fueron los primeros en enfrentar el terrorífico virus.

Hoy, se levantan orgullosos del esfuerzo realizado y dan un ejemplo claro a la humanidad de los resultados de un pueblo unido. Siendo el país más afectado, pues desconocían lo que estaba ocurriendo y el porqué de tantas muertes masivas. Comenzaron a combatir el COVID 19 cuando ya se encontraban derramando lágrimas de sufrimiento por tantas personas fallecidas.

Aun así, no tardaron en movilizarse. La construcción de hospitales para la causa, impidió que el no tener lugar suficiente para tantos infectados, fuera una excusa. Cuando estos se llenaron, hospitales de campaña brindaban el mejor trato posible a los enfermos. Pero al final del túnel siempre hay una luz. Ya los médicos chinos se quitan las mascarillas y muestran sus rostros, celebrando la recuperación del último paciente con COVID 19.

Cierran todos los hospitales temporales que se encontraban dando sus servicios desde el brote de coronavirus inicial en Wuhan. El último de estos centros, el centro de salud temporal Wuchang, cerró sus puertas y con ellas, China ha vencido y se declaró victoriosa.

Así, son libres de alrededor de 12 000 pacientes, los 16 hospitales temporales en Wuhan. Dando muestra de que cuando se quiere, se logra. La respuesta no está en la desesperación, sino en el trabajo y el esfuerzo, que fue lo que condujo a China hacia la victoria contra la pandemia.

mujer china con nasobuco y espejuelos puestos
importancia del uso del nasobuco

China ha vencido, fuera nasobucos

Con la visita del presidente de China, Xi Jinping, a Wuhan, lugar original del brote, se demuestra una vez más el progreso de este país ante el coronavirus. El presidente visitó el hospital que fue construido en todo el proceso de movilización ante el virus. El hospital Huoshenshan, zona que aún se encontraba en cuarentena. Esta era la primera vez que el mandatario visitaba Wuhan desde el comienzo del virus.

Simultáneamente, en el diario chino Global Times, se publicaba una conmovedora imagen de varios médicos, enfermeras y personal de salud en general. Los que hacían algo casi anacrónico a estas alturas, quitaban sus mascarillas y mostraban su rostro. En una clara señal de victoria y dando a entender la notable disminución de la cifra de enfermos. Se revela el esfuerzo por parte de las autoridades sanitarias y de la disciplina mostrada por los ciudadanos, sin la cual, hubiese sido imposible el control de la enfermedad.

Partiendo de diciembre del 2019 y hasta la fecha, el COVID 19 ha acabado con la vida de miles de personas no solo en China continental, sino en el mundo. Más la victoria de este país, hoy trae esperanza a la humanidad.

China afirma que es capaz de frenar la transmisión del virus

Lo prometió y lo cumplió. Al comienzo de la pandemia, el gobierno chino aseguró su capacidad para combatir el COVID 19. Se basó para afirmar lo dicho, en el enfoque hacia la salud pública y las atenciones a las causas sociales en las que se centraba este gobierno. Al menos eso fue lo que expresó Hua Chunying, en representación del Ministerio de Exteriores chino.

No es un secreto que esto fue puesto en duda, debido a la magnitud alcanzada por la enfermedad. Sin embargo, China ha vencido y una vez más, nos sorprende al celebrar el cierre de los hospitales temporales por coronavirus. Demostrando que pudo cumplir su promesa.

Luego de esta victoria, el gobierno chino muestra su solidaridad para con el mundo y el agradecimiento que siente hacia aquellos que lo ayudaron en los tiempos más difíciles. Asegura que compartirá con los demás países la información y experiencia obtenida durante la contingencia. Y es así como en tiempos recientes, los consejos de China han estado socorriendo a otros gobiernos en la limitación del virus.

Incertidumbre en el resto del mundo

El estado de emergencia de salud pública de preocupación internacional, declarado por la Organización Mundial de la Salud, puso al mundo de cabeza. Ya no mirábamos el problema desde la distancia, y los lamentos no eran solo de condescendencia hacia el pueblo de China. Sino que la preocupación recaía en el hecho de la falta de seguridad por la rápida propagación del virus.

No teníamos la certeza de absolutamente nada, a causa del posible período de incubación asintomático. Los propios vecinos podían padecer la enfermedad sin siquiera saberlo; y la mutación del desconocido virus hasta ahora, lo hacía aún más peligroso. El COVID 19, originado en Wuhan, en diciembre del 2019. Ese que había causado innumerables muertes en China continental, ya provocaba el pánico y el caos mundial.

La mayoría de los países tomaron medidas drásticas. Cerraron las fronteras con determinadas naciones donde la infección se hacía masiva y más tarde, el cierre total de los aeropuertos. Todos los gobiernos querían asegurar el bienestar de sus países. Más adelante, el período de cuarentena, eventos mundiales como los Juegos Olímpicos fueron pospuestos a la espera de una mejora internacional.

hospitales de quhan visto desde arriba
En los hospitales de wuhan los médicos e investigadores no tuvieron descanso en el estudio de este virus

China ha vencido y se postula como ejemplo para todas las naciones

Durante todo este tiempo los médicos e investigadores no tuvieron descanso en el estudio de este virus. Se lograron avances significativos en cuanto al descubrimiento de las características del mismo. Su origen, composición y cómo se propagaba. Todo este estudio, poco a poco iba dando su fruto, pues gracias a él, se anunciaron a la población, las medidas pertinentes para evitar el COVID 19.

Entre períodos de paz y revuelo de la pandemia, todas las personas teníamos temor por los ancianos, los niños y aquellos más débiles. La mayoría de los seres humanos nos concientizamos con la gravedad del asunto. Al salir a la calle usamos nasobucos, evitamos tocarnos la cara. Y aunque la angustia por expresar cariño es casi palpable, es necesario demostrar amor a la distancia, sin tocarse, como está determinado.

China ha vencido y se figura como un claro ejemplo de superación, ya que hoy celebra el fin de los hospitales temporales por coronavirus. La alegría que profesamos por su victoria es totalmente sincera. La misma nos deja un rayo de esperanza para el camino que aún nos queda por recorrer.

Deja una respuesta