Los flamencos crían por primera vez en 37 años en el parque natural de Torrevieja

Gracias al confinamiento por el coronavirus y una serie de condiciones atípicas, la reproducción del flamenco común (‘Phoenicopterus roseus) en el parque natural de Torrevieja ha sido posible por primera vez en 37 años.

Como ha revelado la Generalitat Valenciana, más de 1.500 ejemplares de flamenco común, incluyendo unos 600 polluelos, conforman una gran colonia que ha tomado la zona central de las Lagunas de Torrevieja y La Mata.

Esta es la primera vez desde hace 1983 que se logran avistar crías de flamenco en suelo valenciano, nacidas bajo condiciones naturales y en gran cantidad.

Según los expertos, se han conjugado una serie de factores poco comunes para esta exitosa reproducción del flamenco en estos humedales por primera vez desde hace casi cuatro décadas.

Factores que favorecen la reproducción del flamenco

Este año la tormenta Gloria  y las intensas lluvias primaverales alimentaron con gran cantidad de agua dulce las lagunas salobres de Torrevieja y La Mata.

Esto redujo su salinidad y favoreció la eclosión de huevos de un crustáceo branquiópodo llamado artemia, que constituye el principal alimento de los flamencos.

Otro factor que ha favorecido la reproducción del flamenco es la ausencia de actividad humana en los proyectos salinos de Torrevieja.

Esto se debe al confinamiento por la pandemia de Covid-19.

¿Dónde es frecuente ver crías de flamenco en España?

Dónde es frecuente ver crías de flamenco en España
Las lagunas de Málaga son hábitat regular del flamenco común

El flamenco común anida y se reproduce de forma masiva en las lagunas de Fuente de Piedra, en Málaga, además del parque de Doñana y en el delta del río Ebro.

Aunque es común verlos alimentarse en los humedales del sur de Alicante, pocas veces se han reproducido con éxito en esta zona del país.

En 1973, 1975 y 2002 se avistaron crías de flamenco en un grupo de nidos construidos en la zona Santa Pola.

También en 1997 y 1998 se informó de la presencia de polluelos sanos en una colonia establecida en El Hondo.

Primera reproducción del flamenco con éxito en casi 4 décadas

La última vez que se detectó la presencia de crías de flamenco en las lagunas de Torrevieja y La Mata fue hace 37 años, específicamente en el año 1983 según los registros oficiales.

En 2001 un grupo de 150 adultos trató de anidar sin éxito en La Mata, como tampoco han podido hacerlo durante varios años seguidos en las salinas de San Pedro del Piñatar.

Aparentemente el ruido de los aviones militares de la base de San Javier molesta a las aves y hace fracasar su esfuerzo reproductivo una y otra vez.

Una cifra récord de crías de flamenco

Por supuesto, la presencia de estas hermosas aves en los humedales valencianos no pasó desapercibida para los estudiosos de la naturaleza y los habitantes de la región.

En total se calcula que la población de flamencos que han tomado ambas lagunas supera los 1.500 individuos, de los cuales 600 son polluelos nacidos recientemente.

Según reporta la Generalitat Valenciana, quedan muchos huevos por eclosionar, lo que hace prever una cifra histórica de crías de flamenco en los humedales valencianos este año..

Lo más interesante es que la cantidad de estas aves que se dejan ver en las 1.400 hectáreas de la laguna de Torrevieja anualmente no supera nunca los 150 adultos.

La Naturaleza se manifiesta nuevamente

Esto demuestra que las condiciones han cambiado esta vez gracias a la pandemia y al reaccionar de la Naturaleza, favoreciendo la reproducción del flamenco en esta zona.

Pero quizás no es el único caso donde la Naturaleza revive en el marco de la pandemia de coronavirus.

Así lo demostró el reciente avistamiento de 1.000 delfines nadando juntos frente a las costas de California, EEUU.

Una ubicación perfecta favorece la reproducción del flamenco

Una ubicación perfecta favorece la reproducción del flamenco
Las aves escogieron la mota central de la laguna rosa para anidar

Otro descubrimiento que ha sorprendido a los expertos es que la mayoría de nidos se concentran en la mota central que divide el área de extracción salinera de la Laguna de Torrevieja.

Este punto se encuentra lejos de las orillas de este cuerpo de agua, también llamado «laguna rosa» por la abundancia de artemias en sus aguas.

Las recientes lluvias han provocado la aparición de varias «islas» donde las aves han construido sus nidos y puesto huevos.

Allí los nidos quedan relativamente a salvo de los depredadores y de las molestias que causa la presencia humana.

La delicada reproducción del flamenco común

La Consellería de Medio Ambiente de la Comunidad Valenciana ha explicado que cada pareja de flamenco deposita un único huevo por temporada.

Pero para hacerlo, requieren que el lugar escogido para anidar mantenga condiciones estables de temperatura, humedad y nivel de agua.

Además, las parejas no pondrán huevos si la colonia no tiene un tamaño mínimo que garantice la protección colectiva de los nidos, o si la disponibilidad de alimento es baja.

A esto se suma que son muy sensibles a la presencia de depredadores o del ser humano.

De hecho, otras especies de aves pueden dejar de reproducirse o morir de hambre ante cambios ambientales notables.

Un ejemplo fue la ola de calor «Blob» que llevó a la muerte a miles de aves marinas en 2015 y 2016.

Condiciones atípicas jugaron a favor de los flamencos

De no ser por el confinamiento de la pandemia y las lluvias de primavera, no se habrían dado las condiciones ideales para la reproducción del flamenco común en Torrevieja por primera vez en 37 años.

De hecho, fuentes de la sociedad Amigos de los Humedales del Sur de Alicante (AHSA) reportaron que las primeras parejas de flamencos empezaron a llegar en el mes de marzo.

Gracias al confinamiento, esta vez no se encontraron con los cientos de personas que visitan estos parajes atraídas por los paisajes más bellos de la Comunidad Valenciana.

Tampoco encontraron el ruido del tráfico aéreo que regularmente pasa sobre esta zona ni de la maquinaria y hombres que trabajan en la explotación salina de Torrevieja.

Más importante todavía, las lluvias elevaron el nivel de las aguas, dejando fuera del alcance de depredadores y personas los islotes escogidos para anidar.

Planes para proteger los nidos

El gobierno valenciano ha dado a conocer que desde mediados de mayo se inició un plan de vigilancia sobre la colonia de flamencos, para garantizar que ningún elemento externo alterara su tranquilidad.

Gracias a esto, comenzando junio empezaron a verse en las orillas de los islotes las primeras crías de flamencos exhibiendo su incipiente plumaje gris al sol mientras sus padres los alimentaban.

Aunque dijimos que la colonia tenía unos 1.500 individuos, esta cifra puede ser mucho mayor, pues todo ha sido observado a gran distancia por la ubicación de los nidos.

Se deberá esperar a que los adultos y sus polluelos abandonen la zona para poder contar los nidos y determinar el número exacto de individuos que conformaron esta colonia tan particular.

Deja un comentario